El dilema de las reseñas

Cuando uno se quiere informar de un producto o un negocio, ahora ya no hay una única fuente de información procedente de la propia empresa o el negocio. Internet y las reseñas han democratizado el opinar sobre estos, pero como casi todo, en las reseñas también existe un juego oculto que puede perjudicarnos o beneficiarnos a partes iguales.

Leer más
privacidad

Se podrían avecinar cambios en los avisos de cookies

!Por fin! Parece que finalmente las autoridades se van dando cuenta que hay algunas cosas que deben revisarse en cuanto a la directiva sobre aceptación de cookies en las páginas web. Y es que tras la llegada de las medidas que ahora están vigentes, nos hemos visto abocados a un sinfin de mensajes sobre la aceptación de cookies que, seamos sinceros, una gran mayoría de las personas ni se para un segundo a leer.

Está claro que la privacidad es importante, sin embargo la medida parece totalmente contraproducente, puesto que como decíamos muchos usuarios han «automatizado» el proceso de aceptación de cookies. Y en algunos casos (los menos eso sí), algunos proveedores se aprovechan para colar cookies de seguimiento sin que el usuario sepa de ello (no en vano ha aceptado sin prestar atención).

Así pues, las autoridades están estudiando algunas modificaciones de forma que se minimice la necesidad de mostrar los mensajes de aceptación de las cookies. Todos somos conscientes que la gran mayoría de las veces estas son utilizadas para el funcionamiento básico de las páginas, como podría ser el caso de la cookie donde se guarda el inicio de sesión en cualquier servicio donde nos tenemos que identificar para acceder al mismo. Otras muchas se emplean únicamente para realizar un seguimiento del tráfico que hay en la web, otras para gestionar los carritos de compra… Sin duda en muchos de esos casos, la gran mayoría de usuarios estaremos de acuerdo en que no es necesario esos molestos mensajes sobre la política de cookies.

En este sentido, las autoridades se han dado cuenta que el personaje que puede interpretar el papel clave en todo este proceso no es otro que el de los navegadores. Estos pueden ayudar a agilizar este proceso de aceptación de cookies sin necesidad de que todas y cada una de las webs nos lance esos molestos avisos. Así pues estableciendo unos niveles de privacidad, el navegador podría controlar perfectamente cuando aceptar o no las cookies de un sitio web. Así pues, parece que se podría trasladar la aceptación de cookies al sitio donde siempre debería haber estado, el navegador, lugar desde donde se puede centralizar a la perfección el nivel de privacidad que el usuario quiere de forma genérica sin tener que ir aceptando sitio por sitio lo mismo (y evidentemente evitando que en algún caso le cuelen alguna cookie un poco más intrusiva por no pararse a leer esas odiosas políticas de privacidad y cookies).

Aun no estamos hablando más que de una propuesta, que de llegar aún tardará algún tiempo, pero sin duda sería un movimiento beneficioso para los usuarios y que a la vez facilitaría un poco la labor a los desarrolladores de páginas web.

comercio-electronico

Cuestión de confianza, también en la web

Cuando uno deambula por la calle va observando las tiendas, mira su cartel, el escaparate, se fijará incluso en los dependientes… todo eso le hará formarse una primera impresión y decidirá si «aventurarse» dentro de la tienda para seguir husmeando o simplemente pasar de largo y probar suerte en otra. Una vez dentro, los dependientes tienen otra oportunidad de atraer al cliente, esa frase: «necesita que le ayudemos» seguro que la habéis oído muchas veces.

La forma de hablarnos, el aspecto o incluso el rostro del dependiente pueden influir en nuestro siguiente paso. Podemos simplemente decir que estamos viendo un poco, o podemos dar el paso y preguntarle por algún producto que nos interese. Si hemos optado por preguntar, la explicación que nos ofrezca supondrá otra nueva anotación cerebral sobre lo que supone ese negocio de cara a la compra del producto en que estamos interesados. Si observamos que conoce a fondo el producto, nos informa de todas sus posibilidades convenientemente es muy probable que acabe activando esa palanca que nos lleva a decidirnos a dar el paso de la compra o si no teníamos pensado comprarlo en ese momento a anotar en nuestra cabeza el negocio como nuestra más inmediata opción para adquirirlo en el instante en que tomemos la decisión definitiva. En resumidas cuentas, el negocio se habrá ganado nuestra confianza.

La confianza es un elemento clave a la hora de desencadenar el proceso de adquisición de un producto o servicio, y tal y como hemos visto es un proceso que sigue una serie de pasos que la van incrementando esta hasta alcanzar ese nivel necesario que lleva a la adquisición del producto o servicio. Esto es en la vida real, pero en el mundo online no podemos olvidarnos que es también necesario gozar de la confianza de nuestros visitantes para tener esa posibilidad de que adquieran nuestros productos.

Y por desgracia, el mundo online, está tras una pantalla lo cual convierte el proceso de generar confianza en algo un poco más delicado. En caso de no lograr captar rápidamente al usuario y conseguir un mínimo de confianza en nuestra página web, este saldrá despavorido en busca de otro sitio web (que en internet hay muchos parecidos al nuestro, y no hay que caminar mucho solo hacen falta una nueva búsqueda para encontrarlo).

Así pues, cuando tenemos una página web, tenemos que no solo preocuparnos de atraer a los usuarios, de ofrecerles algo con una buena presentación, de presentarles unos buenos productos… sino que tenemos que ganarnos su confianza.

¿Y como nos ganamos su confianza?

Hay muchas formas de conseguir la confianza. Lo primero pasa por implementar cuestiones técnicas, usar protoclos seguros para asegurar los procesos de compra. Cumplir todas las normativas y reglamentaciones sería el siguiente paso a dar. Ofrecer una información clara sobre nuestras políticas de envíos, pagos, privacidad puede ser clave puesto que hoy en día se presta mucha atención a todos estos esos aspectos. Cuidar el aspecto de nuestra web será igual de importante que lo es tener una tienda ordenada y limpia, así que revisa el diseño de tu web para cuidar cada detalle al máximo.

A partir de esta cuestión más «técnica» toca pasar a algo más emocional, y aquí no podemos servirnos de una buena sonrisa mientras preguntamos si «quiere que le ayudemos». Será importante que los usuarios puedan ofrecer sus opiniones de alguna forma y más aún que estas sean visibles para todos. Las opiniones son hoy en día uno de los primeros sitios donde alguien busca de cara a saber si puede ser un buen lugar donde adquirir eso que busca o no. Emplear las redes sociales o crear una comunidad via blog o foro son otras buenas opciones si se está ahí de una forma «personal». El intercambio directo con los usuarios acaba convirtiéndose en una pieza clave para poder generar confianza. Si usamos imágenes, procurar que estas sean realistas y propias será mucho mejor que imágenes genéricas de stock. Por supuesto deberemos cuidar el aspecto de esas imágenes, no sirvepara nada poner una imagen borrosa o desenfocada.

En definitiva cualquier acción destinada a aumentar la confianza de nuestros usuarios resultará beneficiosa en el proceso de venta, así pues no escatimes tiempo y esfuerzo en cuidar de los detalles que generan confianza. Tu sitio web te lo agradecerá y los usuarios también!!

Lograr ventas no es solo atraer tráfico

En el mundo online todo cambia de una forma muy rápida y necesitamos adaptarnos a los cambios para no perder nuestro sitio. Aún así hay máximas que parecen «enraizadas» en la creencia popular online y que pueden hacer que un proyecto de venta online no acabe por cuajar. Y ahí va una frase que seguro que habréis visto, leído u oído  alguna que otra vez si habéis investigado un poco de cara a crear un proyecto online:

Lo más importante es lograr un gran número de visitas y para eso tienes que atraer tráfico a tu página web

¿Os suena? Seguro que si, seguro que alguna vez habéis visto algo así. Si bien esa frase tiene parte de cierto (sin tráfico hacia nuestra web poco se puede hacer), hay que saber ponerla en contexto y no podemos buscar como única referencia el generar tráfico (que también es importante, pero no debe sobrevalorarse).

Así pues, lo que tenemos que tener claro, que una cosa es atraer tráfico y otra cosa bien distinta es lograr ventas. Y es que de nada nos servirá atraer todo el tráfico del mundo, si al final no logramos que nuestros visitantes lleguen a realizar esa ansiada compra. Y eso es realmente lo complicado en esto del mundo de la venta online… pero al menos vamos a deciros algunas cosas que debéis evitar y que si las tenéis en cuenta podéis facilitar que un visitante acabe realizando una compra online.

Cosas a evitar para favorecer la compra

Olvídate de los formularios que piden un montón de datos. Cuanto más simples mejor. Es cierto que muchas veces nos veremos tentados a pedir datos para tener un mejor perfil de nuestros clientes, pero lo cierto es que hoy en día a la gente le gusta dar solo la información justa. Por tanto, pide solo aquella información estrictamente indispensable.

Evita que tu web sea aburrida. Seguramente esto pueda ser algo de lo más complicado, puesto que no siempre existe mucho margen de maniobra cuando se tiene que incluir una serie de elementos imprescindibles para dotar a la web de funcionalidad. Pero debemos intentar esforzarnos un poco y llevar nuestra web más allá de esas «plantillas» corporativas que al final dan imagen de «producto enlatado». Es verdad que a veces esas plantillas facilitan mucho la labor, pero debemos aportar nuestro granito de personalización y evitar que nuestros visitantes se «aburran».

No abrumes a tus visitantes con un montón de comentarios propios sobre lo bien que haces tu labor o sobre lo buenos que son tus productos. Por supuesto que debes hablar bien de tu labor o productos, pero eso solo no basta. Sería ideal poder contar con experiencias de otros usuarios, dejar que sean ellos los que den el veredicto. Eso puede dar miedo a veces si no se tiene muy claro la calidad de lo ofrecido, pero quienes saben lo que ofrecen no deben dejarse intimidar porque sean los usuarios quienes dejen su experiencia. Activa opciones para que los clientes valoren y comenten los productos, eso sin duda motivará mucho más a otros posibles compradores, que siempre verán con mejores ojos la opinión de un tercero que la que podamos dar nosotros mismos.

Evita distracciones en tu página web. Muchas veces a la hora de crear una página web nos vemos tentados a incluir multitud de opciones, widgets, banners que van poblando nuestra página y al final el producto acaba perdiendo importancia en ese conjunto. Debes tener en cuenta que mientras navegamos es mucho más fácil que desviemos nuestra atención del supuesto «hilo conductor» así pues, procura minimizar usar cualquier cosa que distraiga a tu potencial comprador del verdadero objetivo, el producto.

No basta que nuestra web sea un catálogo tiene que ir más allá

Atrás quedan aquellos tiempos en que la web de cualquier proyecto online era un «simple» pero necesario catálogo online donde el usuario entraba a consultar información. Hoy en día los usuarios tienen a su alcance mucha información de diferentes fuentes, así pues nuestra web no puede ser puramente informativa, no al menos si queremos destacar de alguna forma.

Con esta premisa en la cabeza debería plantearse el desarrollo de la web, y no con esa mentalidad de conseguir una web económica (que para eso en internet todo es más barato). Y es que llevar a cabo una página web que resalte sobre la competencia no solo es cuestión de hacer un diseño muy llamativo (que también), sino que se requiere ir como decíamos más allá del concepto de catálogo de mostrar información técnica sencillamente, y eso requerirá sin duda mucho más esfuerzo y dedicación (así que si os creéis que hay euros a céntimo vais por mal camino).

Como decíamos, la web tiene que ir más allá de la información técnica pura y dura, así pues consejos de uso o recomendaciones de posibles alternativas deberían hacernos visibles como expertos en la materia dando un mayor valor a nuestra propuesta online. Y es que recordarlo, en internet, igual que nosotros hay muchas más alternativas y si somos iguales al resto de la competencia, solo tendremos opción de competir abaratando precios. No os conforméis con lo sencillo e ir más allá.

seo-y-sem

Entendiendo el corto y el largo plazo en el posicionamiento de tu web

Cuando uno recibe un encargo para realizar una página web, una de las cosas que más repiten los clientes casi antes de decidir objetivos y diseño es que quieren aparecer los primeros en los resultados de búsquedas de Google. Sin duda hoy en día se ha convertido casi en una obsesión el tema del posicionamiento y es por eso que a veces se pueden generar expectativas complicadas de cumplir al menos en cuestión de plazos.

Y es que no es raro que llegue alguien esperando aparecer en los primeros resultados de búsqueda de Google a la semana de empezar. !! Error !! Eso es algo que excepto en casos muy concretos es complicado de alcanzar para cualquier proyecto en un plazo de tiempo tan corto. Y es que cuando nos planteamos el posicionamiento de la web, debemos tener bien claros los plazos de tiempo de cara a las expectativas que podemos tener para obtener tráfico (que a fin de cuentas es el objetivo de posicionarnos bien).

En el corto plazo Pago Por Click (SEM)

Si queremos obtener resultados rápidos y efectivos en un plazo de tiempo relativamente corto, sin duda la mejor alternativa es crear una campaña de publicidad online de pago por click (que es lo que se conoce habitualmente como SEM). Es la forma más rápida de obtener tráfico «cualificado» a nuestro sitio web. Seguramente un mix en buscadores y redes sociales sea la mejor opción para lanzar esa campaña que nos garantizará empezar a recibir visitas de usuarios «interesados» en nuestra propuesta.

También podemos emplear alguna estrategia de promoción en otros sitios web (blogs, prensa, …) mediante campañas de banners patrocinados o artículos promocionados. En este caso nos conviene realizar una adecuada selección de los sitios web donde realizaremos esa inversión de forma que el público objetivo de nuestra propuesta también pueda encajar con la de esos sitios seleccionados.

A medio plazo, posicionamiento orgánico (SEO)

Antes hemos pensado en los resultados a corto plazo, pero cuando tras descorchar la botella la espuma ya no está, nos interesa que la cosa siga llamando la atención de los usuarios y así lograr seguir atrayendo tráfico a nuestro sitio web. Es esta quizás la parte más trabajosa, pero en el medio largo plazo es la que más provecho nos proporcionará.

A partir de este momento es cuando entraremos a trabajar en nuestra estrategia de contenidos o de linkbuilding. Tendremos que emplear convenientemente las redes sociales, conseguir tráfico de referencia desde otras webs, trabajar nuestra newsletter… Y todo ello buscando enganchar a los usuarios para lograr el ansiado objetivo de un buen tráfico directo. Es decir, aquellos usuarios que ya nos conocen, que entran directamente en nuestra página web y a quienes ya no necesitamos atraer, solo seguir manteniendo fieles. Esta es la clave del medio-largo plazo.

El mix perfecto

Así pues, la idea que debería quedarnos clara es que dependiendo del límite temporal que nos planteemos deberemos potenciar más una u otra estrategia. Pero deberemos tener bien claro que en la mayoría de casos se trata de una carrera de fondo y no sirve de nada, gastar todos los esfuerzos al principio si no logramos retener energías para llegar a la meta final. Así pues, mientras que al principio es probable que debamos dedicar una mayor cantidad de recursos en estrategias SEM, progresivamente estas deberían dar paso a las estrategias SEO. Y siempre teniendo en mente que podremos requerir de las primeras para lanzamientos puntuales o para reactivar el tráfico si lo estimamos necesario. El mix perfecto depende de cada proyecto concreto, pero lo importante es tener siempre claro el plazo que tenemos marcado en mente.