comercio-electronico
Cuestión de confianza, también en la web

Cuando uno deambula por la calle va observando las tiendas, mira su cartel, el escaparate, se fijará incluso en los dependientes… todo eso le hará formarse una primera impresión y decidirá si «aventurarse» dentro de la tienda para seguir husmeando o simplemente pasar de largo y probar suerte en otra. Una vez dentro, los dependientes tienen otra oportunidad de atraer al cliente, esa frase: «necesita que le ayudemos» seguro que la habéis oído muchas veces.

La forma de hablarnos, el aspecto o incluso el rostro del dependiente pueden influir en nuestro siguiente paso. Podemos simplemente decir que estamos viendo un poco, o podemos dar el paso y preguntarle por algún producto que nos interese. Si hemos optado por preguntar, la explicación que nos ofrezca supondrá otra nueva anotación cerebral sobre lo que supone ese negocio de cara a la compra del producto en que estamos interesados. Si observamos que conoce a fondo el producto, nos informa de todas sus posibilidades convenientemente es muy probable que acabe activando esa palanca que nos lleva a decidirnos a dar el paso de la compra o si no teníamos pensado comprarlo en ese momento a anotar en nuestra cabeza el negocio como nuestra más inmediata opción para adquirirlo en el instante en que tomemos la decisión definitiva. En resumidas cuentas, el negocio se habrá ganado nuestra confianza.

La confianza es un elemento clave a la hora de desencadenar el proceso de adquisición de un producto o servicio, y tal y como hemos visto es un proceso que sigue una serie de pasos que la van incrementando esta hasta alcanzar ese nivel necesario que lleva a la adquisición del producto o servicio. Esto es en la vida real, pero en el mundo online no podemos olvidarnos que es también necesario gozar de la confianza de nuestros visitantes para tener esa posibilidad de que adquieran nuestros productos.

Y por desgracia, el mundo online, está tras una pantalla lo cual convierte el proceso de generar confianza en algo un poco más delicado. En caso de no lograr captar rápidamente al usuario y conseguir un mínimo de confianza en nuestra página web, este saldrá despavorido en busca de otro sitio web (que en internet hay muchos parecidos al nuestro, y no hay que caminar mucho solo hacen falta una nueva búsqueda para encontrarlo).

Así pues, cuando tenemos una página web, tenemos que no solo preocuparnos de atraer a los usuarios, de ofrecerles algo con una buena presentación, de presentarles unos buenos productos… sino que tenemos que ganarnos su confianza.

¿Y como nos ganamos su confianza?

Hay muchas formas de conseguir la confianza. Lo primero pasa por implementar cuestiones técnicas, usar protoclos seguros para asegurar los procesos de compra. Cumplir todas las normativas y reglamentaciones sería el siguiente paso a dar. Ofrecer una información clara sobre nuestras políticas de envíos, pagos, privacidad puede ser clave puesto que hoy en día se presta mucha atención a todos estos esos aspectos. Cuidar el aspecto de nuestra web será igual de importante que lo es tener una tienda ordenada y limpia, así que revisa el diseño de tu web para cuidar cada detalle al máximo.

A partir de esta cuestión más «técnica» toca pasar a algo más emocional, y aquí no podemos servirnos de una buena sonrisa mientras preguntamos si «quiere que le ayudemos». Será importante que los usuarios puedan ofrecer sus opiniones de alguna forma y más aún que estas sean visibles para todos. Las opiniones son hoy en día uno de los primeros sitios donde alguien busca de cara a saber si puede ser un buen lugar donde adquirir eso que busca o no. Emplear las redes sociales o crear una comunidad via blog o foro son otras buenas opciones si se está ahí de una forma «personal». El intercambio directo con los usuarios acaba convirtiéndose en una pieza clave para poder generar confianza. Si usamos imágenes, procurar que estas sean realistas y propias será mucho mejor que imágenes genéricas de stock. Por supuesto deberemos cuidar el aspecto de esas imágenes, no sirvepara nada poner una imagen borrosa o desenfocada.

En definitiva cualquier acción destinada a aumentar la confianza de nuestros usuarios resultará beneficiosa en el proceso de venta, así pues no escatimes tiempo y esfuerzo en cuidar de los detalles que generan confianza. Tu sitio web te lo agradecerá y los usuarios también!!

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.