redes-sociales
¿Necesitamos las redes sociales para nuestro proyecto online?

Hace no mucho tiempo nadie hubiese dudado ni tan solo un segundo !claro que si! Sin embargo, no debemos olvidarnos de que ya había internet antes de su «auge» y seguirá existiendo si algún día caen en declive.

Los tiempos últimamente no son muy halagüeños, para la que es actualmente la red social más grande con diferencia: facebook. Escándalos, cambios en sus algoritmos y otros muchos detalles, la han puesto en el ojo del huracán. Y así en lo últimos tiempos, pese a que siguen alcanzando máximos en cuanto a números de usuarios, han sido notables (y algunos sonados) los casos de páginas que decidían abandonar su actividad en Facebook.

¿La razón que hay detrás? En la mayoría de los casos, se ha debido a los cambios en los algoritmos que reducían de forma notable el alcance de algunas páginas y que en consecuencia, hacían que el interés de estas por emplear la red social de Facebook disminuyese. En algún caso, alguna página con varios millones de seguidores decidía dar el paso y ccerrar su cuenta en Facebook, y eso quizás es lo que haya hecho que algunos otros también reflexionen. Y eso es lo que queremos que os preguntéis vosotros ahora que pensáis en lanzar vuestro proyecto online.

¿Necesito las redes sociales?

Dice el refran: «La necesidad aguza el ingenio» y no deberíamos sino hacer caso. Aguzar el ingenio y reflexionar sobre las redes sociales. Porque para muchos la respuesta inmediata es si. Y desde nuestra perspectiva es un «si… pero»

Si, pero con mesura. No cabe duda, que las redes sociales son el complemento ideal para ayudarnos en nuestra estrategia de promoción de nuestra página web y que pueden ser un canal estupendo para mejorar la comunicación con nuestros clientes. Eso es algo innegable, pero. Si hay un pero, y es que todo el mundo debería ser consciente de una cosa, están ahí no a nuestro servicio, sino al de sus dueños. Así pues si bien, estas nos permiten aprovecharlas, no podemos olvidar que son algo que nosotros no controlamos al 100%. Y por tanto, puede suceder que un cambio en su estrategia nos perjudique.

El problema, es si ese perjuicio se ve acrecentado porque tenemos una gran dependencia de estas. En ese caso podemos vernos en una situación realmente complicada. Por eso siempre es bueno, depositar en las redes sociales la confianza justa y necesaria. De la misma forma, no conviene confiar ciegamente en una sola de esas redes sociales, el abanico de redes sociales disponibles es amplio (aunque quizás para algunos no lo sea tanto). Así pues, repartir nuestros esfuerzos en varias redes sociales, podría evitarnos algún que otro susto.

También debemos estar atentos a los movimientos de usuarios en las redes sociales. Porque a día de hoy, parece que Facebook es la reina, pero lo mismo que lo fue MySpace hace años. Y dicen que Instagram podría estar mejor vista en los sectores más jovenes (a diferencia de Facebook). Vamos, que los tiempos pueden cambiar de forma imprevista.

Por supuesto, esto añade una pequeña carga de trabajo adicional a nuestros ya apretados horarios laborales. Pero quizás podamos ver en este trabajo extra la filosofía de otro refran: «más vale prevenir que curar»

Y ¿hay vida más allá de las redes sociales?

Por supuesto que si… no debemos olvidarnos que hay otros muchos sistemas para la promoción de una página web. Mismamente, ¿no os suenan Google o  Bing? Si, así es los grandes buscadores de Internet también tienen que ser aliados para nuestras páginas si las hemos sabido posicionar adecuadamente.

Y que hay de las newsletters. Porque cuando hemos conseguido un visitante, además de poder comunicarnos con ellos via red social, tenemos también la opción del email marketing.

No cegarse con lo que más reluce…

En resumidas cuentas. A día de hoy las redes sociales son importantes, pero no debemos descuidar en ningún momento otros medios online. Este mundo de internet es muy volatil y lo  que hoy está arriba, mañana podría estar en lo más profundo.

No penséis que es oro todo lo que reluce. Que todo requiere de un esfuerzo y trabajo. Que sin una buena planificación, no estaréis haciendo nada distinto a tirar octavillas por las calles y que estas luego las acabe arrastrando el viento hasta la alcantarilla más lejana.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.