Link Building

Linkbuilding ¿que es? y ¿como llevarlo a la práctica?

Cuando de posicionar nuestra página se trata (es decir, estamos hablando de SEO), existen diferentes estrategias a seguir. Lo ideal es combinarlas para lograr los mejores resultados ya que de cada una de ellas se puede exprimir ese “necesario” jugo que hace que nuestra página sea la más sabrosa e interesante para los buscadores (y en consecuencia acabe posicionando mejor que otras).

Una de las más “antiguas”, que no por ello menos importante, es la del linkbuilding. ¿Y en que consiste esta estrategia? Bien, como su propio nombre indica (eso si en ingles) se trata de construir enlaces. Enlaces que evidentemente deberían apuntar a nuestra página web, que es la que queremos que mejore de cara a los buscadores.

Este proceso a veces se realiza de forma totalmente natural y sin que tengamos que hacer nosotros nada. Bueno, nada aparte de haber creado un contenido lo suficientemente interesante como para que otra persona de forma “altruista” incluya el citado enlace a nuestra página web en otra. Este sería “idealmente”, la forma en que debería producirse siempre esa creación de enlaces.

Sin embargo, nosotros también podemos hacer un poco por “construir” enlaces hacia nuestro sitio web. Podemos llegar a acuerdos con otras páginas web para que incluyan un enlace a nuestra página (casi siempre a cambio de reciprocidad con esto de los enlaces), incluir enlaces en los comentarios de un blog…

Pero cuidado!! Este proceso debe ser siempre lo más “natural” posible, ya que de lo contrario podríamos acabar tirando piedras sobre nuestro tejado y arriesgarnos a que los buscadores nos consideren Spammers. Deberemos buscar conseguir que esos enlaces aparezcan en páginas de temática “relacionada”, en un contexto adecuado, y vigilando el anchor text que empleamos.

Como decíamos al principio, lo ideal sería que este proceso se realice de forma natural, y que sean otros los que hagan el trabajo de incluir enlaces, pero al principio de cualquier proyecto online siempre es algo complicado por lo que realizar por nuestra propia cuenta un poco de linkbuilding tampoco debería perjudicarnos.

Bing también comprueba si tu sitio web es mobile-friendly

Bing-logoLa realidad del mundo online actual es móvil. Cada vez es mayor el volumen de tráfico en internet que procede de los dispositivos móviles. Y esta, es una realidad que lleva tiempo requiriendo la atención de los desarrolladores web que han visto como tenían que adaptar sus páginas webs para la navegación desde los dispositivos móviles.

Quizás en un principio no vieron la importancia de adaptar sus sitios webs para navegar desde dispositivos móviles, pero cuando alguien como Google decidió que los sitios webs que no se adaptasen serían penalizados, todos se pusieron manos a la obra para hacer que sus sitios webs fuesen “mobile-friendly” (y si aún no lo han hecho, ya están tardando demasiado).

Google ofreció una herramienta con la cual verificar si un sitio web se adaptaba a dispositivos móviles, lo cual supuso una gran ayuda a los webmasters. Pues bien, el mundo online, no solo vive de Google (aunque depende en gran parte de él), y hay otros buscadores, y entre estos Bing también ha decidido ofrecer su herramienta para verificar si un sitio web es “mobile friendly” bautizada como Mobile Friendliness Test Tool. Si queréis todos los detalles sobre el lanzamiento de esta herramienta podéis leer el anuncio oficial desde el blog de Bing.

 

Las empresas más pequeñas no ven necesario tener página web

Tráfico webEl mercado de las páginas web parece que progresivamente va madurando y aquel boom que hacía que cualquier empresa corriese a tener su propia página web casi antes siquiera de hacer cualquier otra cosa ya es cosa del pasado. Así se desprende de los últimos estudios que reflejan que apenas una de cada cuatro pequeñas empresas (un poco más del 28% para concretar más) tienen su propia página web.

¿Que razones hay para que haya esta poca confianza? Quizás tras esa excesiva vorágine inicial, muchas empresas se vieron desconcertadas ante los resultados obtenidos con sus páginas web, que quedaban reducidas a ser poca cosa más allá que estar dentro de un directorio (y estamos hablando de uno realmente grande) que es Internet y que no atraían tráfico más allá de las visitas de quienes buscaban expresamente su nombre de empresa. También la falta de métricas y objetivos claramente definidos, convirtieron a las páginas web en algo que apenas era más que un apéndice que consumía recursos (dinero para ser más claros) y que no se sabía si tenía alguna utilidad o no.

También hay que tener en cuenta que han surgido nuevas herramientas como son las redes sociales (que cuentan con una mayor aceptación entre las empresas más pequeñas, de cerca de un 32%), que hoy en día han logrado calar profundamente en el mundo online. Herramientas que se han vestido de sencillez y facilidad para ofrecer a las empresas servicios que de otra forma parecían solo al alcance de las grandes multinacionales, pero que progresivamente van reclamando más y más atención y que a fin de cuentas podrían cambiar sus reglas de juego en cualquier momento dejando a las empresas que solo confían en ellas al descubierto.

Cada herramienta tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles, por tanto la solución optima sería una combinación de las diferentes opciones al alcance de las empresas para establecer su presencia en Internet. Una página web bien planteada junto a una estrategia de redes sociales y de promoción online de forma conjunta ofrecen algo que por separado no se puede lograr. Son distintas patas de una misma mesa y no podemos dejar ninguna coja.

El momento de rediseñar una web

El mundo online es siempre cambiante y conviene mantener nuestros sitios web actualizados para adaptarse a esos constantes cambios. Ahora bien, las actualizaciones no deben centrarse solo en la inclusión de contenidos nuevos (que es fundamental también), sino que también debemos preocuparnos de mantener un diseño de web adaptada a los tiempos que corren. Una clara muestra de esa necesidad de cuidar también el estado del diseño de nuestra web está en la reciente actualización del motor de búsquedas de google que penalizaba a los sitios web cuyo diseño no se adapta a dispositivos móviles.

De la misma forma, las necesidades de los usuarios también cambian y por tanto el diseño de nuestro sitio web tiene que estar preparada para ello. Debemos por tanto estar atentos a los análisis de visitas de nuestro sitio web para intentar detectar casos en los que el diseño pueda estar afectando a la usabilidad de la web (y por tanto redundar en una peor imagen de cara a los usuarios). Una tasa de rebote elevada puede ser un primer síntoma que debería hacernos reflexionar sobre si las cosas podrían no estar funcionando como nos gustase, y si es el momento de pensar en realizar cambios para adaptar el aspecto de la web.

Si pensamos en la vida real, es cierto que algunos elementos bien “envejecidos” o con un estilo concreto pueden seguir funcionando unos cuantos años después, sin embargo, muchos huyen de algunos negocios con aspecto “antiguo”. En el mundo online sucede lo mismo, con la pega que implica que la evolución constante en los diseños, hacen que muchas cosas puedan quedar “rápidamente obsoletas” y sea necesaria que esa adaptación sea un proceso “frecuente y continuado”.

Así pues, no hay un momento claro que diga cuando debemos actualizar el diseño de nuestra web. Lo más recomendable sería ir adaptándose progresivamente, incorporando las nuevas tendencias y funcionalidades en nuestro sitio web sin esperar a que transcurra un periodo demasiado largo sin cambios y luego nos veamos a una “remodelación completa”. Eso a veces también juega en nuestra contra porque los usuarios se sienten perdidos al estar sus opciones habituales cambiadas de lugar.

Distribuir contenidos

Link BuildingHoy en día, una de las principales estrategias para tratar de mejorar el posicionamiento orgánico de tu página web es la de contenidos. Crear contenidos de calidad sobre el tema te ayudará no solo a posicionarte mejor en los buscadores, sino también a ser reconocido como un experto en la materia y por tanto el beneficio será doble.

Ahora bien ¿de que sirve un montón de contenido de calidad si este no se distribuye de alguna forma? La respuesta es evidente, de nada. Así pues, cuando planifiquemos nuestra estrategia de contenidos deberemos tener en cuenta un punto muy importante, el de la distribución de esos contenidos.

Deberemos decidir si recurrir a otros influencers o blogs para compartir nuestros contenidos. Si estaremos en las redes sociales. Si aprovecharemos las conversaciones que se generen en las comunidades para, sin ser pesado, referenciar esos contenidos que hemos creado.

Será necesario elegir con cuidado cada uno de esos sitios donde “lanzaremos” nuestros contenidos, siendo conveniente que sea el momento adecuado evitando repetirnos una y otra vez pidiendo que visiten nuestros contenidos. Podemos aprovechar oportunidades de colaboración con otros sitios web, donde podríamos intercambiar contenidos, siendo aún de más importancia que dichos sitios web tengan algo en común con nuestra propuesta.

Así pues no lo olvidéis, diseñar una estrategia de contenidos requiere planificar como distribuirlos, sino todo el trabajo será en vano.

¿Quienes somos? Un rincón de tu web que no debes descuidar

quienes-somosCuando uno se lanza a crear una página web rápidamente encuentra una serie de elementos en común en todas las páginas y decide que su página también tiene que contar con ellos. Así pues, nos encontramos con que la gran mayoría de páginas tienen unas secciones casi “predefinidas” y que muchas veces no se sabe ni que poner en ellas.

Una de ellas es la sección Quienes somos (en inglés About Us) donde deberíamos hablar un poco de nosotros y nuestro proyecto, pero no debemos hacerlo como si se tratase de un simple curriculum sino que conviene que vayamos un paso más allá y aportemos algo de valor en esta sección para así contribuir a mejorar la confianza de los usuarios a la par que atraer su interés.

Así pues ¿Qué deberíamos incluir en esta sección?

La historia y motivaciones por las que surge el proyecto son algo casi obligado. Es necesario transmitir a los visitantes esa emoción que supone lanzar un proyecto y tratar que se unan a ese carro. Cuando la historia del proyecto es corta, porque es de reciente creación, se puede aportar un resumen de la vida profesional del (o los) creador (creadores). En caso que estamos hablando de una historia más larga, siempre es bueno ofrecer una línea temporal que permita al usuario tener una referencia de los principales acontecimientos que tuvo el proyecto.

Colaboradores y socios son una necesidad casi imprescindible en la mayoría de proyectos, así pues siempre está bien hacer ver a los usuarios quienes lo apoyan o con quienes se colabora. De esa forma, el proyecto quedará enmarcado, no como una isla aislada en medio del mar de internet y por supuesto, el prestigio o influencia de algunos colaboradores o socios puede ayudar a respaldar el de nuestro propio proyecto.

Perspectivas de futuro y objetivos ayudarán a que los visitantes sepan si sus necesidades coinciden en su devenir con nuestras inquietudes y proyecciones. Si estas coinciden es más fácil que su interés por nuestros productos o servicios aumente más si cabe.

Opiniones de nuestros clientes. Puede sonar raro que donde tenemos que describirnos pongamos lo que dicen los clientes, pero sin duda usar las palabras de otros para ello puede ser la mejor forma de captar el interés de los que nos visitan. No hay nada mejor que una descripción de alguien “objetivo”. Por supuesto, siempre debemos usar testimonios reales y con la autorización de esas personas.

En definitiva

Así pues ya lo sabéis, estos son algunos trucos que os ayudarán a dar forma a vuestra página de ¿Quiénes somos? Y que no solo sirva para explicar quienes conforman el proyecto, sino aportarle un valor añadido que no haga de esta una sección aburrida y prescindible.

La importancia del scrolling en una web

Es un concepto bastante aceptado entre los diseñadores web el hecho de que cuanto más arriba esté algo, más visibilidad y posibilidades de atraer al usuario tendrá. Esto ha llevado a que “históricamente” cuando se planifique cualquier página web se tienda a querer que en la parte superior estén esos elementos que más interesan. Se buscan diseños donde de un vistazo el visitante tiene al alcance todo lo importante. Se trata de evitar que el usuario tenga que hacer ese, odiado por algunos, scrolling para ver el resto de contenidos de una página.

Sin embargo, hay algunos estudios que demuestran que “siempre se hace scrolling”. Que os visitantes de una web, inevitablemente acaban por ir más allá de ese primer pantallazo que consiguen al entrar en una web. Y es que por mucho que se quiera, por mucho que aumenten las resoluciones de las pantallas, siempre habrá más información que mostrar que la que se puede ofrecer en un primer momento. Y esa idea la tienen bien asumida los usuarios quienes ya tienen asentado el hecho de hacer el scrolling.

Y los estudios revelan que no necesariamente lo que más arriba está es lo que más clicks recibe, algunas llamadas a la acción en otras zonas, bien diseñadas y previstas se han demostrado igualmente válidas. Por tanto, recuerda “el usuario siempre hace scrolling” no quieras meter todo a presión al principio, lo único que lograrás es un peor resultado.

¿Sabes si tienes una buena conversión en tu sitio web?

Estadísticas de tráfico de Google+ por ChitikaCuando algunos se lanzan al mundo de los negocios online para ofrecer algún servicio o producto, a veces no son conscientes de la necesidad de tener en cuenta algunos factores que difieren en su desarrollo  con sus equivalentes en el mundo tradicional. Uno de esos elementos clave en el mundo online, que no siempre se vigila adecuadamente es la conversión.

¿Que es la conversión?

Sería el resultado de dividir el número de visitantes que realizan una acción entre el número total de visitantes. Con este valor podríamos medir la conversión por ejemplo de compras, pero también de acceso a una determinada página de nuestro sitio web.

Sin lugar a dudas, en la mayor parte de ocasiones lo que nos interese es medir lo primero, la compra de un producto o contratación de un servicio, pero las herramientas de analítica nos permiten establecer numerosos puntos de control de conversiones y eso nos permitirá controlar diferentes aspectos con los que tratar de mejorar la “eficiencia” de nuestra web.

¿Como podemos usar la conversión?

Podríamos por ejemplo realizar una prueba cambiando algún elemento del diseño para ver si logramos hacer que nuestros visitantes hagan más clicks en un determinado enlace (por ejemplo cambiando el color del resaltado, o el tamaño) y de esa manera tener un mejor criterio a la hora de decidir cual es la mejor opción.

Podríamos establecer medidas para comprobar la conversión según la procedencia del tráfico, con la intención de ver donde debemos centrar nuestros esfuerzos de marketing.

Lo que está claro, es que para nosotros será de vital importancia realizar un seguimiento de la conversión de diferentes acciones en nuestro sitio web, así pues desde este momento, quienes todavía no tengáis implementada alguna métrica de conversión, ya estáis tardando mucho en acudir a vuestra herramienta de analítica para determinarla.

¿Tenemos una buena tasa de conversión?

Ya sabemos que es la conversión, como medirla y hemos establecido una serie de métricas de conversión en nuestra herramienta. La pregunta ahora es: ¿esa tasa de conversión que reflejan los datos, es una buena tasa de conversión? Evidentemente cuanto más alta sea la tasa de conversión, mejor será el resultado, es decir que mayor cantidad de acciones estaremos logrando.

Pero cuando acudamos a nuestras herramientas nos encontraremos con datos que se alejan (en la mayoría de los casos) del doble dígito.  ¿Significa eso que tenemos una tasa de conversión baja? Más bien no… debemos tener bien claro que en esto de internet, hay un mercado “muy grande” y el tráfico que llega a nuestra web no siempre es tráfico cualificado (es decir interesado en nuestro sitio web, sino que han caido ahí por casualidad y resultas de las búsquedas). Eso redundará en unas tasas de conversión más bien bajas, que como regla general se situarán en el 3% para el tráfico orgánico y en el 8% para el tráfico SEM (el de pago via anuncios). Por supuesto, estas dos cifras son unos valores medios sacados de estudios, que podrán variar enormemente de un caso a otro.

Con esto ya claro, podremos valorar la situación real de la conversión en nuestro sitio web, esperamos que os haya gustado y os sea de utilidad.

Si no usan tus servicios ¿para que los promocionas?

Tráfico webLa obsesión de la visibilidad

El primer objetivo tanto en el negocio físico como en el online es que nos descubran. Necesitamos que nos conozcan para poder atraer a los futuros clientes que compren nuestros productos o hagan uso de los servicios. Con esta idea clara en la mente nos lanzamos a nuestra empresa online y nos centramos en eso, en que nos descubran, que lleguen a nosotros.

Empezamos a investigar un poco, y un par de clicks después ya sabemos que necesitamos un importante aliado, los buscadores. Y por supuesto estos, necesitan compañía, de la mano de los anuncios que ofrecen esos mismos buscadores como alternativa para obtener una visibilidad rápida, así como otros muchos servicios.

Seguimos enzarzados en la misión de darnos a conocer, descubrimos eso del SEO y nos esforzamos por mejorar todo lo que podemos nuestro sitio web, lo optimizamos, le damos facilidades a los buscadores. Al mismo tiempo, invertimos nuestro presupuesto en publicidad que nos facilite las visitas que tanto ansiamos. Nos preocupamos de analizar los contadores de visitas, que llegamos a visitar casi hasta la extenuación para ver si sube una visita más….

Pero … ¿y para qué?

Y todo esto ¿para qué? ¿De que nos vale preocuparnos de todo esto si al final, ofrecemos un mal producto o servicio y todos esos visitantes que hemos logrado realmente no hacen uso de los mismos?

Es cierto, que la primera parte de la que hemos hablado en este post es realmente importante. Necesitamos hacernos un hueco en este mundo online, y los buscadores y los anuncios son un poderoso aliado para esa misión. Pero no debemos destinar todos nuestros esfuerzos a esta labor ya que podríamos descuidar la más importante de todas: el ofrecer un producto o servicio bueno y que interese a nuestros visitantes.

Hoy en día, cuando uno empieza en Internet rápidamente sufre de ansiedad porque todo el mundo le habla de la visibilidad. de atraer clientes, de conseguir tráfico, visitas…. pero no podemos olvidarnos de lo verdaderamente importante, el producto o servicio. ¿Acaso no habéis oido hablar de eso de que para Google el Contenido es el rey? Sin duda, esa frase lo resume bien claro, el contenido (que podría identificarse como un servicio digital) es lo más importante. Pero no debemos confundirnos y pensar que es lo más importante para lograr generar tráfico o atraer visitantes, sino por si mismo, es lo que debemos cuidar con mimo, y no descuidarlo en ningún momento.

Así pues para los que estéis empezando en este mundo, el mejor consejo que se os puede dar es: disfrutar y cuidar con mimo lo que ofrecéis, lo demás… ya llegará, pero sin algo bueno que ofrecer no sirve de nada que os visiten miles de personas, simplemente pasarán por vuestro sitio web como el aire a través de una ventana abierta.