Lograr ventas no es solo atraer tráfico

En el mundo online todo cambia de una forma muy rápida y necesitamos adaptarnos a los cambios para no perder nuestro sitio. Aún así hay máximas que parecen “enraizadas” en la creencia popular online y que pueden hacer que un proyecto de venta online no acabe por cuajar. Y ahí va una frase que seguro que habréis visto, leído u oído  alguna que otra vez si habéis investigado un poco de cara a crear un proyecto online:

Lo más importante es lograr un gran número de visitas y para eso tienes que atraer tráfico a tu página web

¿Os suena? Seguro que si, seguro que alguna vez habéis visto algo así. Si bien esa frase tiene parte de cierto (sin tráfico hacia nuestra web poco se puede hacer), hay que saber ponerla en contexto y no podemos buscar como única referencia el generar tráfico (que también es importante, pero no debe sobrevalorarse).

Así pues, lo que tenemos que tener claro, que una cosa es atraer tráfico y otra cosa bien distinta es lograr ventas. Y es que de nada nos servirá atraer todo el tráfico del mundo, si al final no logramos que nuestros visitantes lleguen a realizar esa ansiada compra. Y eso es realmente lo complicado en esto del mundo de la venta online… pero al menos vamos a deciros algunas cosas que debéis evitar y que si las tenéis en cuenta podéis facilitar que un visitante acabe realizando una compra online.

Cosas a evitar para favorecer la compra

Olvídate de los formularios que piden un montón de datos. Cuanto más simples mejor. Es cierto que muchas veces nos veremos tentados a pedir datos para tener un mejor perfil de nuestros clientes, pero lo cierto es que hoy en día a la gente le gusta dar solo la información justa. Por tanto, pide solo aquella información estrictamente indispensable.

Evita que tu web sea aburrida. Seguramente esto pueda ser algo de lo más complicado, puesto que no siempre existe mucho margen de maniobra cuando se tiene que incluir una serie de elementos imprescindibles para dotar a la web de funcionalidad. Pero debemos intentar esforzarnos un poco y llevar nuestra web más allá de esas “plantillas” corporativas que al final dan imagen de “producto enlatado”. Es verdad que a veces esas plantillas facilitan mucho la labor, pero debemos aportar nuestro granito de personalización y evitar que nuestros visitantes se “aburran”.

No abrumes a tus visitantes con un montón de comentarios propios sobre lo bien que haces tu labor o sobre lo buenos que son tus productos. Por supuesto que debes hablar bien de tu labor o productos, pero eso solo no basta. Sería ideal poder contar con experiencias de otros usuarios, dejar que sean ellos los que den el veredicto. Eso puede dar miedo a veces si no se tiene muy claro la calidad de lo ofrecido, pero quienes saben lo que ofrecen no deben dejarse intimidar porque sean los usuarios quienes dejen su experiencia. Activa opciones para que los clientes valoren y comenten los productos, eso sin duda motivará mucho más a otros posibles compradores, que siempre verán con mejores ojos la opinión de un tercero que la que podamos dar nosotros mismos.

Evita distracciones en tu página web. Muchas veces a la hora de crear una página web nos vemos tentados a incluir multitud de opciones, widgets, banners que van poblando nuestra página y al final el producto acaba perdiendo importancia en ese conjunto. Debes tener en cuenta que mientras navegamos es mucho más fácil que desviemos nuestra atención del supuesto “hilo conductor” así pues, procura minimizar usar cualquier cosa que distraiga a tu potencial comprador del verdadero objetivo, el producto.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.