El servicio online, ese (a veces) olvidado recurso, que ahora parece más necesario

Esta situación totalmente atípica a la que nos estamos enfrentando todos, está haciendo que se redescubra, o al menos se refuerce, el interés por ofrecer servicios online a los que no siempre se presta el debido tiempo y esfuerzo.

La actual situación de cuarentena ha forzado el cierre físico de muchos negocios, y otros aunque aún no han bajado la persiana se esfuerzan en sobrevivir como buenamente se puede. Y en esta situación de aislamiento, internet se convierte en un aliado con el cual tratar de seguir adelante, dentro de las posibilidades, con la actividad de esos negocios.

Pero todo esto ha pillado a algunos, un poco desprevenidos… con páginas web languideciendo, con redes sociales sin apenas actividad o con desconocimiento de las herramientas con las cuales poder seguir la actividad como buenamente se puede. Y es el momento de recuperar el tiempo perdido, o de darle un buen lavado de cara a toda la presencia de nuestros negocios en las redes.

Tener claros los objetivos

Quizás una de las cosas que más falle a la hora de lanzarse al mundo online es no tener claros los objetivos que perseguimos con nuestra página web, nuestras redes sociales o con cualquier otra plataforma o servicio con el que tengamos planeado hacer valer nuestra presencia en las redes.

¿Que objetivos podemos planearnos? Pues dependerá mucho del tipo de negocio y la plataforma elegida. Disponer de una página web, nos permite un amplio abanico de posibilidades, empezando por favorecer el branding de nuestra marca, ofrecer un canal de comunicación, ofrecer venta online, servir como canal de comunicación, … es sin duda la opción más versátil, aunque quizás requiera de algo más de trabajo.

Las redes sociales se centran fundamentalmente en la comunicación y quizás también ayudan a potenciar la imagen de marca. Por supuesto, también pueden ser grandes aliadas a la hora de canalizar tráfico hacia nuestra página web.

Servicios más especificos, servirá fundamentalmente para contribuir a nuestra presencia online, al tiempo que de una forma rápida nos permiten acceder a servicios que podemos ofrecer a nuestros usuarios como un complemento.

Pero de nuevo, lo primero es tener claro que objetivos perseguimos para tomar la mejor decisión de que plataforma online vamos a potenciar.

¿Que plataforma elegimos para nuestra presencia online?

Como hemos dicho, lo que tenemos que saber primero es que objetivo tenemos. Quizás de nada nos sirve por ejemplo plantearnos montar una tienda online, si nuestro negocio se centra principalmente en ofrecer un servicio concreto que solo puede ofrecerse in-situ, tendría poco sentido desarrollar todo lo necesario para tener una web de tienda online. En un caso así, podría ser algo más apropiado ofrecer un blog donde abordemos la temática relacionada con el servicio que ofrecemos. En un caso así, también podría recurrirse a las redes sociales para favorecer la comunicación con esos clientes.

Sin embargo puede que nuestro negocio se base en «producto», en cuyo caso la tienda online cobraría más sentido. Poder llegar a nuestros clientes desde sus hogares sería una fuernte más de ingresos. Potenciar esa tienda online con información de soporte, recomendaciones de uso, ideas y cualquier otra cosa que pueda tener sentido y que gire en torno a nuestros productos será un plus. Así que la web aquí cobraría una importancia vital, complementándose con redes sociales u otros servicios de terceros, que permitan atraer tráfico a nuestra página web.

Hay quienes se pueden plantear recurrir a servicios de terceros para ofrecer la venta online de productos, y puede ser una estrategia acertada aunque con ciertos riesgos. En un principio, exige un menor esfuerzo para poner todo en marcha lo cual puede ser de gran importancia en el momento de empezar a ver si es viable lanzarse al mercado online. Sin embargo, también debemos tener en cuenta que habrá costes en forma de comisiones, limitaciones del servicio y otros asuntos con los que lidiar, que a medio o largo plazo pueden suponer un lastre. Por tanto, mucho cuidado que no es oro todo lo que reluce…

Reflexionar antes de dar el paso

Así que ya lo sabéis, lanzarse al mundo online, no es tirarse de cabeza sin más. Tenemos que ver si hay profundidaz suficiente antes de hacerlo, si no queremos llevarnos un susto. Analizar bien los objetivos y los pros y contras de cada plataforma es vital para poder tener éxito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.