Internet no cierra, ¿es siempre lo mejor para tu web?

Internet está siempre ahí, las 24 horas del día. Tanto en invierno como en verano, de noche de día, en el norte, en el sur. Es omnipresente y siempre está disponible. Esto nos lleva a tener cierta sensación de estar atados a todas horas y en todo momento para que nuestra web esté siempre disponible.

Leer más

¿Cada cuanto re-indexa Google mi página?

Cualquier webmaster sabe que es de vital importancia llevarse bien con Google. Y uno de los aspectos que preocupa, es cada cuando tiempo Google re-indexa los contenidos de una web, para que de esa forma nuestros nuevos contenidos puedan estar disponibles en los resultados del buscador.

Leer más

velocidad-web

Acelera la velocidad de tu web

Cuando uno hace click en un resultado de una búsqueda para entrar en una página web, espera que de la forma más rápida posible esa página en la que quiere entrar se abra y le muestre lo que estaba buscando. Estamos en un mundo frenético, aspiramos a conexiones cada vez más rápidas, nuestro tiempo libre es cada vez más escaso… así pues, quien quiere esperar mirando a la pantalla de su ordenador, smartphone o tablet mientras una página se está cargando…. !!nadie!!

Así pues, cuando nos lanzamos a un desarrollo debemos tener muy en cuenta esta variable, que puede significar la diferencia entre el éxito o el fracaso. No podemos presentarnos con una página que carga de forma lenta ante nuestros visitantes, !esa primera percepción es muy importante! Que si, que puede ser todo lo bonita e interactiva que queráis, pero como la página se eternice a la hora de descargar, podemos ver como ese sitio web tan laboriosamente construido se queda desierto porque la gente no espera a que acabe de cargar por completo. ¿Menudo desastre no?

Por suerte, a estas alturas ya debéis ser conscientes que no podemos centrarnos únicamente en lograr algo estéticamente precioso o con muchas opciones si esto implica unos tiempos de carga muy elevados, ya que los usuarios podrían desistir en su intento de visualizar una página que consideran lenta. Es más, es menos probable que tras una mala experiencia por culpa de la velocidad un usuario regrese que si se trata de una mala experiencia por un diseño “no tan perfecto”.

¿Y que podemos hacer para mejorar la velocidad de carga de nuestra web?

Ahora que ya sabemos que es importante cuidar la velocidad de carga, es momento de revisar nuestra web y comprobar si el tiempo de carga es adecuado. Si no fuese así, necesitaremos hacer que mejore de alguna forma si no queremos arriesgarnos a perder a nuestros visitantes por culpa de la lentitud.

La primera y opción más evidente cuando las cosas no funcionan tan rápidamente como quisiéramos es por supuesto mejorar la potencia de nuestra web. ¿Y eso como lo hacemos? Bien, pues no queda otra que contratar un hosting de calidad. No debemos ver en el hosting un gasto superfluo, sino todo lo contrario, estamos ante una inversión. Si hacemos una analogía con un coche, el hosting sería el equivalente al motor, sin un buen motor, por muy bien diseñado y aerodinámico que sea el coche poco va a correr. Pues bien, con nuestra web, pasa lo mismo, o tenemos un buen hosting o nos encontraremos en un verdadero aprieto.

Pero no siempre basta con mejorar el motor del coche. Si el coche esta fabricado con materiales muy pesados y poco aerodinámicos, el motor se sobrecargará para obtener un resultado más bien pobre, con nuestra web sucede lo mismo. Tenemos que revisar nuestro código y optimizarlo para que todo funcione de la mejor forma posible. Mantener el código actualizado de nuestra web es fundamental, algo que con un CMS como WordPress puede ser relativamente fácil. Revisando el código a fondo podemos encontrar cosas que no son necesarias y que podrían hacer que mejore el rendimiento (conexiones duplicadas, llamadas externas que nos sobran…), si usamos un CMS como WordPress debemos confiar en que las actualizaciones se encarguen de esa labor.

Cuando se recurre a CMS como WordPress añadir funcionalidad a las páginas se ha convertido en algo muy sencillo, sin embargo abusar de los plugins puede hacer que el rendimiento de la web se vea perjudicado. A fin de cuenta se trata de juntar muchos fragmentos de código de diferentes desarrolladores y esperar que todo funcione bien… Así pues, es recomendable no instalar más que los plugins estrictamente necesarios y mantenerlos siempre convenientemente actualizados. Por supuesto, todos aquellos que no utilices deberían estar ya en tu lista de cosas a eliminar…

Y el aspecto que tanto importa en estos tiempos… no por ser lo último en abordar es lo menos importante. De hecho, es uno de los elementos donde más cuidado debemos tener. Los contenidos gráficos que tan bonito dejan un sitio web, pueden ser un auténtico quebradero de cabeza. Deberemos ser capaces de optimizar todos los elementos gráficos al máximo posible puesto que estos son los que una mayor peso tienen en la velocidad de carga de tu web. Cachear imágenes y servir imágenes optimizadas al tamaño de visualización son elementos claves si queremos evitar que la parte gráfica suponga un lastre para la velocidad de nuestro sitio web. De nuevo si hemos recurrido a un CMS es posible que la facilidad para cambiar el aspecto con las plantillas nos haga caer en la trampa de instalar alguna que sea muy recargada… elige mejor una ligera y que no haga más de lo que puedes necesitar, ya que todas esas funciones extra no se traducirán más que en peores tiempos de carga de tu web.

Google manda, y ahora impone conexiones seguras

En el mundo online los usuarios dependen en gran medida de un elemento: los buscadores. Son estos los que permiten que gran parte de los usuarios consigan llegar a las páginas web que quieren. Es por esto que quienes crean una página web quieren estar “amigados” con ellos y tratan de seguir sus “recomendaciones” que es lo que se engloba dentro de lo que se conoce como SEO (Search Engine Optimization o más entendible para los que no utilicen la lengua de Shakespeare, la Optimización para motores de búsqueda).

Dentro de los buscadores, Google es el que tiene una posición más dominante y es por eso que a todos les gusta llevarse bien con la gran G. Así pues los expertos analizan cada uno de los cambios y recomendaciones que este buscador ofrece, puesto que de el dependen en gran medida. Y ahora nos encontramos con que no es propiamente su algoritmo, pero si su navegador: Google Chrome el que aplica una nueva medida que puede afectar en gran medida a los que tienen una página web.

Y es que desde hace unos pocos días Google Chrome ha añadido un cambio por el cual, en la barra de navegación se nos mostrará una leyenda de “No seguro” y una advertencia cuando estemos navegando por una página web que solicite datos de acceso o bancarios y no utilice protocolos seguros (https). De esta forma Google quiere concienciarnos de cuando estamos exponiendo nuestra información y cuando la navegación es segura.

Por supuesto, los propietarios de las páginas web tienen que tener muy en cuenta este cambio, puesto que puede perjudicar la “confianza” que los usuarios depositen en sus páginas web al recibir esta advertencia.  Sin duda cabe, que cualquier página que maneje información sensible es recomendable que incluya un certificado seguro para garantizar la seguridad de la información. Así pues de esta forma Google ya no solo incluye en su algoritmo de búsquedas el criterio de si se trata de una página segura o no. sino que trata de informar a los usuarios directamente. Así pues mucho ojo, pues Google Chrome podría espantar a todos tus usuarios si no haces uso de cifrado seguro para intercambiar cierta información.

learning-to-code

Código embebido ¿si o no?

Cuando uno lleva tiempo desarrollando webs seguramente esté más que acostumbrado a, por norma, incluir el código css y scripts en archivos enlazados. De esta forma uno tiende a estructurar más el contenido y sobre todo a no repetir código muchas veces pudiendo hacer llamadas a esos archivos desde cualquier página.

Ahora bien, si seguimos los criterios de optimización de una página web nos encontramos con una sugerencia que es la de “minimiza el número de peticiones http” que choca de frente con este criterio de “estructurar” el código javascript o las hojas de estilo en archivos externos a los que posteriormente enlazamos. Entonces ¿embebemos el código en la página web? ¿si o no?

Bien, aquí la respuesta va a depender del sitio web en concreto. Cuando se trata de micrositios donde tenemos muy pocas páginas web podría ser mucho más recomendable embeber el contenido dentro de las propias páginas, ya que de esa forma estaremos minimizando el número de peticiones y por otra parte ese tamaño adicional que supone incluir cierta parte del código no perjudicará el rendimiento. Por supuesto, este no es el caso más habitual, ya que si tenemos muchas páginas el ahorro de tener el código de forma externa compensará con creces al perjuicio de tener que realizar la petición http correspondiente, y más si tenemos en cuenta la posibilidad de cachear el contenido para que el navegador pueda almacenar ese código externo y no tener que volver a solicitarlo al servidor. Pero conviene saber que en casos puntuales como el que explicábamos de los micrositios, puede ser mejor incluir todo el código.