Cuando la inspiración falla, ¿que hacer para que tu blog no se resienta?

Las musas o los musos (que no se si está bien dicho) no estarán siempre, has de saberlo. Escribir un blog a lo largo del tiempo lleva a que haya momentos donde te encuentres ante la tesitura de no saber que escribir. ¿Que hacer en estos casos?

¿Te empiezan a entrar sudores, pensando que llega el final del día y no has podido escribir algo en tu blog? ¿Que pensará tu audiencia? ¿Te abandonarán por haber estado ya varios días sin publicar nada?

Bien, lo primero de todo, deja a un lado cualquier pensamiento negativo. No, no pasa nada por tener un pequeño bache y no tener nada de que escribir en un tiempo. Y seguro que hay muchos que se tirarían ya a la yugular por esto que escribo, pero no es bueno caer en la trampa de estresarse por no tener nada que escribir. Porque no, no hace falta esa constante “conexión” con nuestros seguidores. Todos somos personas y lo primero es dejar que lo natural sea lo que fluya, o acaso somos robots que trabajamos como automatas (valga la redundancia del concepto).

Y todos nos encontraremos en algún momento con pequeñas lagunas en cuanto a inspiración. Tenemos que tenerlo claro, lo mismo que tenemos que tener claro que no deben saltar las alarmas.

El contenido es el rey…

Ya sabéis eso de que en internet el contenido es el rey ¿verdad? Bien, pues pensando en nuestro rey, debemos ser consecuentes y si no tenemos inspiración para añadir un buen contenido, mejor no hacerlo y esperar a que llegue el momento.

Hay por ahí miles de páginas con los mismos consejos: recupera algún contenido antiguo, haz una infografía rápidamente, recopila en una lista artículos… y muchos más todos en el mismo sentido: hacer un refrito de contenidos para salvar ese momento de ¿debilidad?

Y es que nos meten el miedo en el cuerpo, porque nos dicen, que debemos actualizar con frecuencia para que los buscadores y nuestra audiencia nos sigan manteniendo aupados, y que en cuanto nos descuidemos un momento, vendrá otro a ocupar nuestro sitio. Internet es como el juego de niños de el rey de la montaña, o eso quieren que creamos.

Anticiparse y ser fiel a uno mismo

Cuando lo que se escribe se hace con ganas e ilusión, está claro que todo fluye. No necesitamos buscar inspiración en ningún lado porque a cada minuto tenemos montones de cosas para escribir. Así y todo, llega momento en que podemos vernos desbordados por miles de circunstancias, y por tanto debeos ser cautos porque podemos tener esas lagunas. Pero cuando son cosas temporales, al final acabamos por regresar, quizás era necesario recargar las pilas para continuar con la labor.

Por eso, desde nuestro personal punto de vista, la mejor forma de actuar contra esos posibles bajones en cuanto a la inspiración para escribir es anticiparse. Si, anticiparse, si somos previsores podemos  tener reservados contenidos de esos momentos de mayor inspiración que emplaremos cuando precisamente esta nos ha abandonado. Y lo bueno es que la mayoría de CMS hoy en día nos facilitan programar la publicación de contenidos, así pues, podemos hacer una gestión anticipada sin grandes esfuerzos.

¿Que hoy se te ocurren tres o cuatro artículos que escribir? Pues quizás en lugar de publicarlos todos consecutivamente sin pensartelo ni un segundo, lo mejor que puedes hacer es reservar alguno por si te encuentras en un momento más baja/o de forma en esto de escribir.

Consecuencias de los parones

Está claro que cuando se produce un parón en la publicación de un blog, con el tiempo esto tiene algunas consecuencias. Generalmente se trata de una bajada de audiencia y también una caida en los datos de los buscadores (a estos les gusta que seamos regulares, pero no lo olvidéis, esos no son más que programas y vosotros personas). Para que esto empiece a notarse normalmente es necesario que pase un tiempo notable. Por supuesto, si se trata de blogs centrados en actualidad perder comba un día puede ser una debacle, mientras que en blogs menos dependientes de la actualidad las consecuencias pueden reflejarse tras una o dos semanas de inactividad.

Pero no os preocupéis, si hicistéis bien vuestro trabajo y de paso os apoyasteis en un poco de prevención, seguramente que lograréis capear el parón y cualquier reducción de visitas acabará por atenuarse en poco tiempo.

Temas relacionados:

One thought on “Cuando la inspiración falla, ¿que hacer para que tu blog no se resienta?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.