windows-10

Ya podremos bloquear «parte» de las actualizaciones en Windows 10

Con la llegada de la build 15002 llega un pequeño cambio en la política de actualizaciones de Windows 10. Y es que desde que llegará la nueva versión del sistema operativo de los de Redmon, el hecho de tener que actualizar automáticamente había levantado ciertas ampollas entre parte de la comunidad. Y es que esas actualizaciones «obligatorias» no siempre aportaban funciones necesarias e incluso en ocasiones generaban problemas de compatibilidad en los equipos.

Pues bien, la build 15002 de la que hablamos incluirá una nueva opción dentro de ajustes que dice «Incluir actualizaciones de drivers cuando actualizo Windows«. Esta opción la podremos desactivar y tal y como dice su nombre, al desactivarla veremos que las actualizaciones de Windows ya no incluirán la parte correspondiente a los drivers de nuestros dispositivos.

De esta forma seguramente se puedan evitar muchos inconvenientes de compatibilidad pero aún hay muchos usuarios que piden tener un mayor control sobre las actualizaciones. ¿Acabará cediendo Microsoft o seguirá en sus trece obligándonos a actualizar los equipos?

actualizaciones-windows

Las actualizaciones, ¿bendición o maldición?

Hay que mantener el equipo actualizado!! Hay que mantener el equipo actualizado!! Actualizado, actualizado….

Así podríamos seguir durante un buen rato, casi como si se tratase de un mantra que cualquier experto de seguridad pronunciaría al referirse al tema de las actualizaciones. Es una realidad que en el mundo tecnológico, hay una constante evolución y las actualizaciones están ahí para mantener nuestros dispositivos al día. Y no solo en cuanto a funcionalidades sino a la hora de solventar posibles agujeros de seguridad, siendo este segundo aspecto el que las hace más importantes aún si cabe.

Ahora bien, en ese frenético ritmo de actualizaciones nos encontramos con un lado un poco más «oscuro». Y es que no siempre esas actualizaciones se instalan y todo funciona a la perfección con las mejoras o correcciones pertinentes. Recientemente hablábamos de como Apple se está enfrentando a un problema con la batería de sus iPhones tras la actualización de iOs, algo que pone de manifiesto como incluso en un ecosistema tan «cerrado» (y que en teoría debería ser menos propenso a estos problemas) las actualizaciones también tienen ocasionalmente problemas.

Salvando los fallos más evidentes como el que mencionamos de Apple, hay que tener en cuenta que las actualizaciones de los sistemas a veces no generan problemas que se vean a simple vista. Quizás una actualización genere una incompatibilidad con algunas aplicaciones que no usemos habitualmente y que en primera instancia pueda pasar desapercibido. Esto es algo que en las empresas suele preocupar en gran medida, y de hecho en las grandes empresas se suele seguir protocolos para ir actualizando los equipos de forma progresiva para ir comprobando en unos pocos equipos si todo funciona como debe antes de lanzarse a una actualización masiva que desemboque en un montón de problemas. En los casos de empresas más pequeñas o los particulares, es algo que no se suele considerar porque en la mayoría de las ocasiones se tiene en la cabeza esa idea que mencionábamos al principio: actualizar si o si.

Pero ¿que sucede si actualizamos Java y nos encontramos con que esa nueva actualización echa por tierra una aplicación de gestión donde teníamos todos los datos de trabajo diarios? o si ¿windows se actualiza y de pronto el nuevo controlador que ha instalado para nuestra tarjeta gráfica genera inestabilidad en la aplicación de diseño gráfico que usamos? y ¿donde encuentro esa opción que Apple ha decidido eliminar al actualizar la versión de OSX? … Podríamos seguir con muchos casos parecidos, pero ahora puede que la idea de la necesidad de actualizar empieza a estar un poco más cuestionada.

Los sistemas informáticos tienen una gran complejidad que hace que sea casi imposible llegar a un 100% de seguridad o de fiabilidad, de ahí que existan esas constantes actualizaciones. De hecho, a veces incluso una actualización puede generar nuevos agujeros de seguridad, así pues las cosas no son tan bonitas con esto de las actualizaciones ¿no? En algunos casos se opta por bloquear de raíz las actualizaciones de los equipos, lo cual evita estas posibles inestabilidades y problemas de compatibilidad, todo ello por supuesto a costa de dejar expuestos nuestros equipos a los riesgos de seguridad que se solventan con esas actualizaciones.

Y para ahondar más en la disyuntiva, nos encontramos con que Apple, Microsoft, Google y casi cualquier desarrollador activa por defecto las actualizaciones automáticas haciéndolas casi obligatorias (solo algunos usuarios más experimentados encuentran las opciones minuciosamente escondidas para desactivar esas opciones). Todo ello en aras de aumentar la seguridad (recordemos por ejemplo el caso de como WhatsApp nos obliga a actualizarnos a su última versión para poder seguir usando la App).

Así que tenemos ante nosotros una compleja decisión, en un lado de la balanza actualizar para «aumentar» la seguridad y por otro no actualizar para evitar «inestabilidades». Cuando hablamos de uno o dos equipos puede sonar a algo trivial, pero imaginemos que tenemos ante nosotros la posibilidad de que todo se complique (o no) con un gran número de equipos/dispositivos. Siempre que llegan actualizaciones conviene leer atentamente todo lo que se pueda en torno a estas, realizar las convenientes copias de seguridad y luego proceder a actualizar. Si algo va mal, siempre podríamos intentar regresar al punto anterior.

Bye bye WhatsApp en terminales antiguos!

Desde WhatsApp ya avisaron hace algún tiempo, pero quizás aún haya algún despistado que no se haya enterado que a partir del 1 de Enero de 2017 su terminal podría encontrarse con que no pueda seguir ejecutando WhatsApp. ¿La razón? Pues simplemente que para poder seguir ejecutando WhatsApp será necesario contar con la última versión de la App de cara a facilitar el soporte del servicio y esta dejará de ser compatible con modelos iPhone 3GS, Windows Phone 7, Android 2.1 o Android 2.2.

En un principio, este bloqueo se extendía a otros modelos que finalmente se han salvado (al menos por ahora) como son los dispositivos que utilizan BlackBerry OS, BlackBerry 10, Nokia S40 y Nokia Symbian S60. Eso si, ya advierte que es solo algo temporal y que finalmente será necesario que esos usuarios también actualicen sus dispositivos.

Así pues, si tenéis alguno de estos dispositivos estaros muy atentos, no sea que se le atraganten las uvas a vuestro terminal y a partir de ahí no podáis seguir haciendo uso de WhatsApp como herramienta de comunicación. Otro ejemplo más de obsolescencia forzada, en esta ocasión supuestamente en aras de aumentar la seguridad de las conversaciones que mantenemos empleando esta herramienta.

Actualiza Firefox para evitar un fallo de seguridad «dia cero»

Mozilla ha detectado un fallo de seguridad que afecta a su navegador Firefox y que permitiría a un atacante realizar una suplantación del tipo «man-in-the-middle» que habrían estado afectando también de forma reciente a la red de Tor donde fue detectado por los expertos en seguridad.

Con este fallo de seguridad, el atacante podría obtener un certificado válido para el dominio addons.mozilla.org y de esta forma hacernos creer que estamos ante un servidor de Mozilla pudiendo así difundir código malicioso. Se podría ejecutar código remoto al acceder a ciertos recursos del navegador o mediante la monitorización pasiva del tráfico.

Los riesgos de esta vulnerabilidad ya se vieron reflejados en el ataque que sufrió Tor en su momento. En ese caso se pudieron explotar datos de los usuarios a gran escala: direcciones IP públicas, caches de DNS, cookies almacenadas o historial web entre otros elementos.

Así pues, ya lo sabéis, si no queréis veros expuestos a los posibles efectos de esta vulnerabilidad, no dejéis de actualizar Mozilla Firefox.

Windows 7 sigue siendo el rey en la empresa

A pesar de los notables esfuerzos de Microsoft por conseguir introducir Windows 10, parece que el sector empresarial no ha acabado por «aventurarse» con la remozada versión del sistema operativo de los de Redmon. Así se desprendería de un estudio elaborado por la compañía Softchoice en casi medio millon de dispositivos de hasta 169 empresas diferentes.

Según su estudio Windows 7 estaría por encima del 90% de cuota, y otras versiones coo Windows XP con un 5% o Windows 8 con un 4% estarían incluso por encima de Windows 10. Este se realizó en mayo por lo que el fin de la actualización gratuita podría haber cambiado un poco las cifras y hacer que el 0,75% que asignaban a Windows 10 subiese algo. Aún así, queda bastante patente que Windows 10 no ha logrado desbancar ni de lejos a Windows 7 en el sector empresarial.

Hay que tener en cuenta que podría ser que las empresas en que se realizo el estudio hubiesen utilizado en su mayoría el sistema de licencias por volumen, caso en el cual la posibilidad de actualización gratuita a Windows 10 no existía, lo cual explicaría los pobres datos cosechados según el estudio por Windows 10. En empresas de tamaño pequeño lo cierto es que suelen contar con licencias OEM que si se podrían actualizar al nuevo sistema operativo y posiblemente en esos casos las cifras de Windows 10 aunque, seguro que aún estarían lejos de Windows 7, serían mejores que las reflejadas en el estudio.

El soporte a Windows 7 se extiende hasta 2020 y de momento las empresas no parecen nerviosas por cambiar su sistema operativo, quizás a medida que el parque informático se vaya actualizando y se aproxime esa fecha Windows 7 empiece a ceder terreno, pero actualmente parece bastante tranquilo en su trono. Windows 7 sigue siendo el rey en el sector empresarial.

windows-10

En agosto llega la primera gran actualización de Windows 10

Casi ha pasado un año desde que se lanzase Windows 10 y ya se sabe de forma oficial la llegada de la primera gran actualización del sistema operativo de los de Redmon. Y es que desde que se lanzase se había hablado de como a partir de ahora las actualizaciónes de Windows cambiarían en su formato, pasando a seguir una estructura similar a la que aplica Apple con OSX. Así pues, aunque podríamos pensar que es como uno de aquellos Service Pack, no es exactamente así.

A partir del día 2 de agosto podemos empezar a recibir esta actualización, en la cual se incorporarán algunas novedades como la reorganización del menú inicio, la llegada de la plataforma Windows Ink, mejoras en Microsoft Edge en consumo de batería y posibilidad por fin de incluir extensiones, mejoras en la seguridad, una experiencia renovada para los jugadores o para los dispositivos orientados al entorno escolar… Pero lo dicho, a esperar hasta el 2 de agosto.

Y el anuncio de esta actualización viene acompañada de los datos de instalaciones, que se situarían en los 350 millones. Cifra que aunque no es nada desdeñable, se situa todavía alejada del objetivo de los 1.000 millones a que aspiraban para el año 2018.

En iOs10 se podrá dar prioridad a la descarga de Apps

¿A quién no le ha pasado que tras dar a actualizar todas las Apps de pronto tenía la necesidad de usar una de esas Apps y tenía que esperar a que acabasen todas las descargas de apps previas según el criterio de Apple? Pues bien, parece que en iOs10 los usuarios ya no tendremos que seguir sufriendo esas esperas interminables.

Y es que según parece esta nueva versión de iOs nos aportará una opción para dar prioridad a una descarga concreta empleando el menu 3D Touch. De esta forma, seremos los usuarios los que podamos decidir acelerar una descarga sobre el orden predeterminado decidido por el sistema. Lo que aún no está claro, es si esta opción se extenderá a todos los dispositivos, incluidos los que no tienen pantalla 3D Touch, pero sin duda sería más que bien recibida por muchos usuarios. Mientras tanto, toca actualizar con cuidado de no necesitar usar una App rapidamente no sea que nos pillemos los dados.