windows-10-logo-wide
Retrasar actualizaciones en Windows 10

Hoy se lanza la Windows 10  Fall Creators Update, una gran actualización de Windows que quizás no te interese instalar de momento. Ahora bien Windows 10 no es muy partidario de dejarte elegir si puedes o no instalar las actualizaciones, así pues te vamos a dar un par de trucos para poder retrasar o incluso pausar las actualizaciones.

Desde que llegó Windows 10, los usuarios ya no tienen tanto control sobre las opciones sobre si descargar o no las actualizaciones de su sistema. Microsoft ha optado por la vía de obligar a las actualizaciones en aras de incrementar la seguridad de su sistema operativo.

Sin embargo, alguna que otra vez esas actualizaciones pueden redundar en algunos problemas como cuelgues, pérdida de rendimiento o que el sistema incluso no inicie. Y esto lleva a los usuarios a querer evitar la instalación automática de las actualizaciones, cosa que no obstante como decíamos Microsoft no nos deja hacer de forma sencilla.

Usuarios de Windows 10 Pro lo tenéis más fácil

Esta versión de Windows 10 si que ofrece una opción para configurar las actualizaciones. Y es que cuando accedemos a las opciones de Actualizaciones dentro del panel de Configuración, nos encontramos con la opción de Opciones Avanzadas dentro del epígrafe de Configuración de actualización.

En esa opción podemos elegir desde posponer las actualizaciones una serie de días (con un tope de 365 días) o incluso pausar las actualizaciones por completo pudiendo diferenciar entre las actualizaciones de características (donde se incluyen nuevas funciones y sería el caso de la Fall Creators Update) y las de calidad (que serían correcciones de seguridad). Esta segunda opción tiene un límite de 35 días, tras los cuales el equipo tendrá que actualizarse necesariamente para, si queremos, volver a postponerla los siguientes 35 días.

¿Y que pasa con los usuarios domésticos en Windows 10 Home?

Sin embargo, es más probable que tu equipo venga con una licencia Windows 10 Home, donde no encontrarás dentro del menu de opciones avanzadas de Windows Update ninguna de estas opciones. ¿Significa esto que tienes que actualizar necesariamente siempre?

Hay un truco que te debería permitir evitar la instalación automática de actualizaciones, que vendría a ser casi como la pausa, pero con la ventaja de que no tiene límite de tiempo y solo si revertimos los cambios se reiniciaría la instalación de actualizaciones.

¿Y cual es ese truco? Pues es configurar tu conexión como una de uso medido. Esta opción introducida por Windows 10 esta orientada a aquellos casos en los que nos conectasemos usando un móvil como Hotspot o con un Modem 3G o 4G donde el consumo de datos debe tener cierto control. Así pues cuando se activa esta opción, Windows 10 automáticamente bloquea la descarga de actualizaciones en segundo plano para evitar ese consumo “extra” de datos. Y en este caso podemos aprovecharlo en nuestro favor para controlar la instalación de actualizaciones.

Así pues bastaría con ir a Configuración a la opción de Red e Internet y seleccionar en Wifi o Ethernet nuestra red, momento en que nos aparecerá la opción Conexión de Uso Medido, que de activarla detendrá de inmediato la instalación de actualizaciones. En el momento que queramos recuperar las actualizaciones, basta con desactivar la Conexión de Uso Medido y todo volverá a seguir su cauce normal.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *