estrategia-marketing-contenidos
No eches por tierra tu estrategia de contenidos, evita estos errores

Seguro que lo de la estrategia de contenidos no es algo que os suene a chino a estas alturas ya. Desarrollar una estrategia de contenidos no solo aporta un valor innegable a tu proyecto online, sino que al mismo tiempo contribuye a mejorar tu posicionamiento en los buscadores. Así pues, todo el mundo hoy en día dice que esta trabajando en una estrategia de contenidos… ¿ahora bien se hace con acierto en todos los casos?

Es necesario ser muy cuidadoso y planificar esta estrategia adecuadamente porque sino al final simplemente nos habrá supuesto trabajo y no reportará mayores beneficios. Por eso, nos gustaría resaltar algunos errores que deben evitarse a la hora de llevar a cabo una estrategia de contenidos. Evitar estos errores, nos permitirá llevar a cabo nuestra estrategia de contenidos con mayores garantía de éxito.

Error nº1: no tener un objetivo claro.

Este, aunque parece el más obvio a evitar se comete en infinidad de ocasiones. Muchos son los que se lanzan a generar contenidos sin otro fin, y es que a fin de cuentas, todo el mundo dice que hay que generar contenidos. Pero ¿para que generamos ese contenido? Es importante tener bien claro cual es el objetivo ¿queremos simplemente aumentar el número de páginas indexadas? ¿buscamos mejorar en nuestro posicionamiento? ¿queremos que nuestros usuarios nos perciban como expertos en una materia? Existen muchos posibles objetivos y cualquiera será perfectamente válido, la cuestión es evitar no tener un objetivo, ese sería el gran error.

Error nº2: dejar en segundo plano los contenidos.

¿No es una estrategia de contenidos? Pues bien, lo más importante a todas luces tienen que ser precisamente los contenidos ¿o no? A veces sucede que las compañías se olvidan de que el contenido es lo verdaderamente importante poniendo por delante fines más publicitarios. Está claro que con la estrategia de contenidos buscamos cumplir unos objetivos (que podría ser una venta) pero al final si ponemos en primer plano los objetivos por encima de los contenidos propiamente es fácil que acabemos logrando el efecto contrario y los lectores acabarán por abandonarnos. La estrategia de contenidos tiene un objetivo al cual aspiramos a llegar, pero no por ello debemos centrarnos solo en este, debemos hacer que la experiencia de nuestros contenidos propicie alcanzar el objetivo y no convertirlos únicamente en un espacio de promoción.

Error nº3: hacer un contenido poco cuidado.

No hay nada peor que un artículo desaliñado o con poco valor para nuestros lectores. Si estamos generando contenidos debemos dedicar el tiempo adecuado para escribirlo. De nada nos sirve escribir artículos a gran velocidad, para ser los que más publicamos al día. Tampoco sirve de mucho repetir cosas muy trilladas sin aportarle algún añadido propio que les confiera una nueva visión. Emplear un título que logre atraer y no caer en lo más chabacano también puede cambiar por completo el efecto de un artículo. Debemos ser cuidadosos y generar el contenido con cierto «mimo», eso al final repercute en la percepción que tienen los lectores de lo que publicamos.

Error nº4: no compartir de forma adecuada el contenido.

El contenido es la clave eso está claro, pero si este no llega a los lectores de poco servirá. Así pues una vez generados los contenidos debemos preocuparnos del siguiente paso, que es darles difusión a esos contenidos. Está claro que si no llegamos a los lectores todo el trabajo será en balde. Así pues debemos analizar los sitios donde nos interesa más difundir nuestros contenidos. Seguramente analizando un poco nuestra audiencia podamos encontrar los sitios más adecuados para promocionar estos contenidos que con tanto esfuerzo hemos generado.

En resumen…

Evitando estos errores seguramente lograréis que vuestra estrategia de contenidos sea más efectiva, y por encima de todo evitaréis que pueda convertirse en vuestra enemiga. Y para cerrar, un «bonus», otro error que se debe evitar siempre… «publicar contenido sin revisarlo antes». Cuantos problemas puede ahorrarnos este último consejo, así que ya lo sabéis, antes de darle a publicar dedicar un rato a revisar lo que habéis escrito, vuestros lectores y vuestra estrategia de contenidos os lo agradecerán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.