También necesitas los enlaces internos para tu estrategia de SEO

Cuando uno piensa en su estrategia de SEO, conseguir enlaces desde otras páginas es algo que rápidamente sale a la palestra. Sin embargo, a veces se subestima la inclusión de enlaces internos para la estrategia de SEO de la página web.

El linkbuilding es la estrategia de generación de enlaces, que normalmente se planifica pensando en los enlaces que proceden de páginas externas hacia la nuestra y que son uno de los pilares para la estrategia SEO de muchas páginas. Pero además de los enlaces procedentes de páginas externas, los enlaces internos también son una señal para los algoritmos de los buscadores.

¿Que son esos enlaces internos?

Su nombre ya es muy descriptivo, pero si aún hay algún despistado que no lo sabe, vamos a dar una explicación. Esos son los enlaces que se incluyen en una página de nuestro sitio web y cuyo destino no es otra cosa que otra parte de nuestro sitio web. Era fácil imaginárselo ¿no?

¿Como se incluyen? Pues hay muchas formas, aunque la primera y más habitual son los enlaces en el propio contenido de un artículo que llevan a otro. ¿Os habéis fijado al principio de este artículo que linkbuilding os lleva a otra parte de nuestro sitio web? También se usa mucho para generar enlaces internos lo que se conoce como artículos relacionados (related posts). Suelen ser un grupo de enlaces generados automáticamente mediante algún plugin que obtienen enlaces a otros artículos publicados y que puedan tener relación con el actual. ¿Artículo siguiente o anterior? Si miráis al final de este artículo, otro recurso habitual son esos enlaces para ver el artículo anterior o siguiente al que se está leyendo en un momento dado. Y bueno, suponemos que ya os hacéis a la idea de por donde van los tiros.

¿Para que los necesitamos?

Como decíamos, los enlaces internos contribuyen a la estrategia de posicionamiento (SEO) así que tenemos un buen argumento para responder a eso de para que los necesitamos. Pero tenemos que ir también un poco más allá, y es que esos enlaces internos de cara a los usuarios nos podrían permitir que estos permanezcan más tiempo en nuestra página web, ya que puede que una vez que vean un enlace, si lo sigan decidan leer otro artículo. Con lo que tenemos un dos en uno, podemos conseguir que el usuario encuentre un contenido que le interese y conseguimos que aumente su tiempo de permanencia. Así pues, no solo mejoraremos nuestro SEO sino que también estaremos contribuyendo en la experiencia de nuestros usuarios.

Cuidado con…

Ya sabemos que son beneficiosos para nuestros intereses, pero mucho cuidado con abusar de ellos. No nos podemos olvidar que para que sean más significativos estos enlaces internos tienen que tener un destino cuyo contenido este relacionado con lo que incluye el contenido actual, en otro caso podrían ser infravalorados por los algoritmos. Esto es fácil de entender, si en nuestro artículo por ejemplo hubiésemos enlazado la palabra “pilares” que aparece en uno de los primeros momentos y el destino de ese enlace fuese un artículo sobre “pilares en arquitectura” como podéis suponer (que temática más variopinta para utilizar también en este sitio web, ¿no os parece?), no solo el usuario acabará desencantado con lo que se encuentra al otro lado, sino que los buscadores también se sentirán “defraudados”.

 

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.