tasa-rebote
¿Que tasa de rebote es aceptable para mi web?

Cuando nos encontramos ante un proyecto online, debemos conocer cientos y cientos de términos y conceptos que influyen en el funcionamiento de nuestra web y por supuesto en os resultados que obtendremos con esta. Así pues, una vez empezamos a realizar un poco de análisis de como está funcionando nuestra web, seguro que nos encontraremos con uno de esos términos que a veces intrigan mucho: la tasa de rebote.

El rebote, no es ni más ni menos la cantidad de usuarios que tan rápido como llegan a nuestro sitio web lo abandonan sin llegar a realizar ninguna interacción (independientemente de la fuente de la que proceda esa visita). Si tenemos una tasa de rebote alto podría interpretrase como que no logramos captar la atención de nuestros usuarios, sin embargo una tasa de rebote baja sería un indicador de que tenemos «enganchados» a los usuarios. Con esto en la mente nos daremos cuenta pronto que conviene que la tasa de rebote sea lo más baja posible, algo que no es fácil, pero ¿cual sería un valor razonable para nuestra web?

Lo primero de todo, es que tenemos que tener en cuenta un pequeño matiz del rebote, y es que este concepto engloba los casos en que la sesión solo tiene una página, por lo que si un sitio web está diseñado con landing pages que no tienen posible redirección a otra página interna la tasa de rebote en estos casos siempre será muy alta (al no existir posibilidad de que el usuario interactue, es ahí donde deberíamos centrarnos en medir «eventos» pero eso ya es cuestión de otro post). En esas páginas sería difícil tener valores de rebote bajo por la forma propiamente de realizar la medida de esta variable.

También debemos ser consecuentes en que según el tipo de página, tendremos valores de rebote (recomendados) diferentes. Y es que según la finalidad que estas tengan, debería ser más o menos posible la interacción del usuarios. De esta forma podríamos dar la siguiente escala de valores orientativos:

  • 40-60% en el caso de blogs o páginas de publicación de contenidos.
  • 25-50% en landing pages
  • 20-40% en páginas de comercio electrónico
  • 15-35% en páginas web corporativas

 

Como decíamos antes, según el tipo de página podemos esperar unas tasas de rebote en una escala u otra. Por eso no debería pasar desapercibido que es más fácil que la tasa de rebote en un blog, donde muchas veces solo se entra a consultar un artículo de opinión, debería ser en toda lógica más elevada que una landing page, que habremos diseñado para captar algún dato y evidentemente generar una interacción. Por su parte si en un comercio electrónico, estamos teniendo tasas de rebote por encima del 40% es muy probable que algo no esté funcionado del todo bien.

Por supuesto, esto es solo algo orientativo que se podría esperar en término «medio», pero por supuesto cada página web tiene que buscar un objetivo razonable. Más si tenemos en cuenta que una página web que se dedica al comercio electrónico, podría tener un blog donde habla de los productos y es muy probable que tengan landing pages para promociones o para captar posibles clientes, así pues resulta algo complicado establecer unos varemos más concretos.

Y para concluir, debemos ser conscientes que si el número de visitas es realmente elevado, es muy probable que la tasa de rebote se vea incrementada de una forma notable y nos sea realmente complicado llevar a cabo acciones que reduzcan esta tasa.

¿Tienes tu página web en estos rangos? Puede que quizás incluso disfrutes de unos valores inferiores (lo cual sería sin duda una gran noticia para ti). ¿Que estás en valores más elevados? No te preocupes, analizar las posibles razones y acciones a tomar para intentar reducir tu tasa de rebote. Y si no sabes, por supuesto no dejes de contar con nuestro asesoramiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.