¿Pueden las nuevas leyes de protección de datos llevar a que se cobre por servicios online gratuitos?

La verdad es que hoy en día, la privacidad de los datos de los usuarios se ha convertido en un estandarte para la justicia y cada vez hay más propuestas cuyo objetivo es asegurar la privacidad de los datos personales. ¿Pero que consecuencias podría tener un endurecimiento de estas leyes? Veamos, muchos de los servicios online que hoy en día usamos, y de forma gratuita, como pueden ser Facebook o GMail se basan su modelo de negocio en la publicidad. Nosotros cedemos nuestros datos y a partir de estos, nos ofrecen publicidad con las cuales se financias los servicios.

Pues bien, la Comisión Europea está planteando aumentar los requisitos para solicitar el consentimiento de uso de los datos por parte de los usuarios y además limitar la capacidad de las compañías para utilizar y vender luego datos como podrían ser nuestros hábitos de navegación a empresas de publicidad (las cuales luego les proporcionan el dinero con el que financiar el servicio). Si no se cumpliesen los requisitos, las compañías podrían verse acosadas por multas que podrían oscilar entre el 0,5 y el 0,2% de la facturación anual (que puede ser una cantidad bastante importante). También hay empresas que ya han manifestado ciertas reticencias al respecto de otro aspecto de la propuesta de ley, el denominado «Derecho al olvido», esto es la posibilidad de eliminar completamente los datos de forma definitiva sin que el servicio se quede con dato alguno.

Otro de los elementos de la propuesta de ley que preocupa a las empresas de intenet es lo que se ha denominado“Derecho al olvido”, o lo que es lo mismo, el derecho a eliminar completamente los datos de un usuario que así lo desee, sin que la empresa retenga ninguno. En este caso las empresas de Internet tendrían que ponerse en contacto con las compañías a las que hubieran transferido estos datos para asegurarse que el borrado de los mismos es total.

Facebook y GMail ya han presentado sus desacuerdos con estas propuestas según se recoge en fuentes como The Guardian lo cual puede llevarnos a plantearnos la pregunta que abría el post ¿puede llegar un momento en que Facebook, GMail o servicios similares sean de pago? Está claro que su modelo actual basado en la publicidad podría verse perjudicado, así pues si se estrangulase dicha fuente de ingresos, ¿que opción elegirían para monetizar sus plataformas? Facebook ya ha mostrado en varias ocasiones que están explorando diversas posibilidades, como el hecho de que los usuarios paguen por enviar mensajes a usuarios que no estén en su lista de amigos (en el caso de querer escribir al propio fundador de la red social, esa cifra se habría establecido en 100$).

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.