Comprobando el tipo de memoria RAM de nuestro equipo

Los equipos informáticos a medida que transcurre el tiempo suelen ir perdiendo rendimiento a medida que las aplicaciones demandan cada vez un mayor uso de procesdor o mayor cantidad de memoria RAM. Este segundo problema podemos resolverlo normalmente de una forma relativamente sencilla, añadiendo más memoria… pero para eso necesitamos saber que tipo de memoria necesitaremos. Así que para que no os equivoquéis a la hora de ir a comprar la memoria que necesite vuestro equipo, vamos a daros algunas indicaciones.

Porque no, no basta con decir en la tienda o consultar en google: quiero memoria RAM. Lo primero que necesitamos saber es el tipo de memoria. Desde aquellas famosas SDRAM del pasado a las más actuales DDR4, hay varios tipos de memorias… Lo más habitual en los equipos más actuales es que se trate de memoria DDR3 o DDR4.

Veamos, ¿se trata de un portátil? Entonces estaremos hablando de módulos SO-DIMM ¿ordenador de sobremesa? Módulos DIMM.

Ya sabemos que tipo de modulo necesitamos…. ahora toca preocuparse de la capacidad: 2, 4, 8, 16GB cuanta más mejor…. pero cuidado cada placa tiene unas limitaciones. Quizás no soporte módulos de 16GB, o si es más antigua igual solo soporta módulos de hasta 4GB. Tocará consultar las especificaciones de la placa base. Y no se nos olvide una cosa más (por no entrar a un nivel más profundo y mirar cuestiones como latencias) la frecuencia de la memoria es otro factor a tener en cuenta. Porque puede que tengamos módulos DDR3 con velocidades desde los 800, pasando por 1066, 1333, 1600, 1866 y hasta los 2133MHz ¿Cual es la que tiene vuestro equipo?

Ya lo hemos comentado, y consultar el manual de nuestra placa base puede ser clave para identificar todos los parámetros que debe cumplir la memoria que queramos comprar. Pero no siempre disponemos de acceso a dicho manual o no queremos perdernos en los tecnicismos… así pues podremos recurrir a herramientas como Speccy con la cual de forma fácil podemos consultar los principales detalles de nuestro equipo. Y si no queremos instalar ningún programa en nuestro ordenador, o simplemente no tenemos esa opción, existe un comando que podéis usar para ver el tipo de memoria instalado en vuestro equipo y con el cual tener la referencia necesaria para comprar un nuevo módulo.

Para ello, tenéis que abrir una línea de comando (Ya sabéis, menú ejecutar, escribir cmd y aceptar) y escribir lo siguiente:

wmic MemoryChip get BankLabel, Capacity, MemoryType, TypeDetail, Speed, Manufacturer

Veréis una secuencia de datos de vuestra memoria actual, donde de primeras lo que más nos interesará será MemoryType y Speed. En el caso de MemoryType veremos un código 24 indicaría por ejemplo que se trata de memoria DDR3 (más detalles sobre los códigos de este campo aquí). El campo de Speed es bastante más claro, indicando la frecuencia en Megaherzios. Así pues si pone 1600, ya sabemos que tenemos una memoria DD· a 1600MHz, que si es un portátil será SO-DIMM y bueno con eso ya podemos empezar a pensar en cuantos GBs queremos. Por supuesto, igual necesitamos comprobar cuantos zócalos tenemos ocupados y/o libres porque dependiendo de cada equipo tendremos una configuración distinta. Lo habitual es que al menos sean dos los zócalos disponibles en ordenadores de sobremesa, pudiendo contar a veces con cuatro. En los portátiles lo más habitual es que sean dos zócalos aunque en algunos casos puede tener incluso solo un zocalo disponible así que estad atentos.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.