programador-tareas-windows
Apagar tu ordenador automáticamente con el programador de tareas

Quizás más de una vez nos hemos tenido que sentar delante de nuestro ordenador esperando a que termine una tarea para simplemente apagarlo una vez termine esta, o quizás somos de los que dejamos el ordenador encendido casi todo el tiempo pero nos gustaría que por la noche el equipo quedase apagado. Pues bien, vamos a explicaros como utilizar el programador de tareas de Windows para hacer que vuestro ordenador se apage automáticamente.

Muchos no saben siquiera de la existencia del Programador de tareas, una herramienta de Windows que nos acompaña desde hace muchos años y que pese a que tiene cierta complejidad en cuanto a su manejo, nos permite realizar ciertas acciones de forma automátizada facilitándonos así el uso diario de nuestro equipo.

En esta ocasión vamos a explicaros como emplear el programador de tareas para la labor de apagar vuestro equipo de forma automática.

Lo primero que tenemos que hacer es abrir el Programador de tareas, que lo deberíamos encontrar en la siguiente secuencia de localizaciones Panel de control > Sistema y mantenimiento > Herramientas administrativas.

Una vez que lo abrimos, deberemos ir a la opción Acciones del menú y seleccionar Crear tarea. De esta forma se nos abrirá una ventana donde podremos configurar nuestra tarea, que en esta ocasión será el apagado del equipo como mencionamos anteriormente. Y a continuación vamos a ir desglosando que tendremos que configurar en cada una de las pestañas que tenemos a nuestra disposición para configurar la tarea:

  1. En pestaña General, lo primero que haremos es asignar el nombre de la tarea. Elegiremos un nombre que sea identificativo de la acción que queremos realizar para que en caso necesario sea fácil localizar la tarea. También podemos incluir más detalles sobre lo que ejecuta la tarea en el cuadro de descripción, aunque no es necesario. Lo que si que es realmente importante que hagamos en esta pestaña es activar las opciones: “Ejecutar tanto si el usuario inició sesión como si no” y “Ejecutar con los privilegios más altos”. Por último, en Configurar para seleccionaremos la versión de Windows que tengamos en nuestro equipo.
  2. El siguiente paso será acudir a la pestaña Desencadenadores donde indicaremos cuales son las condiciones para que nuestra tarea de comienzo. Así en nuestro caso, seleccionaremos Nuevo y se nos abrirá una nueva ventana donde podremos establecer una serie de parámetros según el desencadenante que establezcamos que en nuestro caso es como pone Iniciar la tarea: Según una programación. Esta opción nos permite configurar la temporización de la tarea, donde podremos indicar si se ejecuta a diario, un día concreto, una vez al mes, de forma puntual o incluso que se ejecute de forma puntual. Podríamos activar la tarea en otros contextos como puede ser el inicio de sesión
  3. Ya tenemos nuestra acción y cuando se iniciará, pero es el momento de definir que es lo que hará el ordenador, que en este caso no es otra cosa que hacer el apagado. Para elllo recurrimos a la pestaña Acciones y ahí pulsamos Nueva para crear la acción que tendrá que lugar. Aquí tenemos que dejar la opción Iniciar un programa y luego en las opciones de configuración escribiremos shutdown en el recuadro de Programa o script y en el recuadro de Agregar argumentos esrcibiremos /S.
  4. Con esto ya tendríamos la parte importante de la tarea, pero aún recurriremos a la pestaña Condiciones y activaremos la opción “Iniciar la tarea solo si el equipo está inactivo durante” para de esta forma segurarnos que solo se produzca el apagado en caso que no se esté realizando ninguna acción. De esta forma si dejamos por ejemplo copiando archivos a un disco duro, podremos asegurarnos que la copia ha finalizado cuando se ejecute la tarea de apagado. En cuanto a los tiempos que se marcan podéis dejarlos tal cual. Por otro lado dejaremos activa la opción “Detener si el equipo deja de estar inactivo” y marcaremos “Reiniciar si el estado de inactividad se reanuda”.
  5. Por último para aseguranos que la tarea se ejecuta iremos a la pestaña de Configuración y ahí marcaremos la opción “Si la tarea no se ejecuta, reiniciarla cada” y le marcaremos un tiempo que consideremos oportuno (quizás convenga poner un tiempo razonable 15-30 minutos) para que la tarea pueda acabar desencadenándose. También tenemos la opción ahí para controlar cuantas veces puede intentarse ejecutar la tarea. Por supuesto aquí no hay unos datos concretos, sino que dependerá de cada usuario establecer los que mejor se ajusten.

Y ya estaría, solo nos queda dar a Aceptar, escribiremos nuestra contraseña de usuario y tendremos configurada nuestra tarea que se activará según la periodicidad que establecimos. De esta forma se comprobará según el tiempo de inactividad que configuramos si Windows sigue realizando alguna tarea o está simplemente inactivo. Y ya no tendremos que preocuparnos de apagar el ordenador en caso que queramos irnos a descansar o salir un rato y este siga copiando o realizando alguna tarea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.