facebook-redes-sociales
Lo que Facebook te da, también te lo puede quitar. Los cambios que se avecinan

En muchos sitios ya se han hecho eco de las palabras de Marck Zuckerberg, «toca volver a las relaciones sociales». Y es que la popular red social va a sufrir un gran cambio en este año 2018, tras muchos años haciendo incapié en su valor para difundir contenidos, toca un cambio para ¿volver a sus orígenes?Según se ha desvelado de manero pormenorizada, en los próximos meses vamos a experimentar como la red social cambia una vez más. En el punto de mira se encuentra el contenido relevante, es decir todo aquellos que los algoritmos de Facebook creen que nos interesa y por ello nos lo muestra en nuestros muros sin compasión alguna.

Y decimos esto último, porque no nos engañemos, ¿quién no se ha encontrado con que en sus muros cada vez hay más noticias o anuncios y menos contenidos de sus conocidos, amigos o familiares? En Facebook creen (y las polémicas de las Fake news ha contribuido a ello también no lo dudeis) que los usuarios estarían un poco desencantados con encontrar tan poco contenido de sus conocidos y por tanto auguran que volverán a potenciar estos contenidos para fomentar mayores interacciones sociales (que a fin de cuentas es la base de una red social ¿o no?).

Por supuesto, los intereses por delante

Pero no nos dejemos engañar por toda esta parafernalia con la que nos adornan el nuevo cambio, porque por supuesto los cambios no van en contra de los intereses de Facebook, ni mucho menos. Más bien es que en Facebook le han visto las orejas al lobo, ¿será que sus algoritmos han logrado predecirlo?, y no quieren acabar cayendo en favor de otros servicios. Y tampoco han hablado nada de cambios en sus sistemas publicitarios, su principal fuente de ingresos.

Lo que parece claro es que Facebook se había convertido en un lugar «arido» para los usuarios, un lugar donde se hacía cada vez más complicado encontrar contenido de interés, y donde se ha pasado de invertir mucho tiempo compartiendo publicaciones propias y comentando las de nuestros amigos, a limitarnos a dar en me gusta o compartir, sin muchas veces ni siquiera leer el contenido enlazado. Eso se traduce en un menor tiempo de permanencia en la red social, parámetro que juega muy en contra de esta de cara a vender su publicidad, así pues como arrancabamos este apartado, los intereses de Facebook están ahí también bien presentes.

¿Los damnificados? El tráfico orgánico

Todos estos cambios tendran sus evidentes consecuencias, y no solo para los usuarios o Facebook. Porque en Facebook también hay otros actores, que no son otros que los responsables de las páginas que tratan de lograr que sus contenidos se compartan y generen tráfico hacia sus sitios web. Estos ya empiezan a pensar en como les afectará todos estos cambios y parece bastante evidente que van a ver como sus cifras de audiencia se van a ver significativamente mermadas.

Todos aquellos que empleais Facebook como plataforma para compartir vuestros contenidos sabréis que hay dos formas de hacerlo, via anuncios de pago, o bien mediante publicaciones normales en vuestra Facebook Page. El tráfico que obtenemos de estas últimas, conocido como tráfico orgánico, es a buen seguro el objetivo más inmediato de este cambio y donde se espera una gran reducción. Porque si Facebook ha decidido que a partir de ahora mostrará menos contenidos de noticias y páginas y más de las personas, así que toca empezar a pensar en como recuperarse de este golpe.

Como decíamos antes Facebook no va a tocar sus anuncios, que le proporcionan generosos ingresos, y sin embargo va a dejar relegados los contenidos orgánicos de las páginas, con lo cual la estrategia está clara, o se paga por los anuncios o Facebook no te va a regalar nada. Una estrategia ganadora, por un lado Facebook se congracia con los usuarios, que son los que hacen que tenga un innegable interés para las empresas, y por otro lado no deja de lado su fuente de ingresos (incluso la potenciará).

!Que horror! ¿Ya no tendré tráfico de facebook hacia mi web?

Tranquilos, aún habrá que esperar a ver como evoluciona todo esto. Lo que si se pone de claro manifiesto es algo que siempre hemos mantenido, hay que ser cautos a la hora de depender de terceros para generar tráfico hacia nuestras páginas web. Un correcto mix de tráfico se hace indispensable para evitar sustos. Así pues depender siempre de las redes sociales puede generarnos problemas si estas deciden cambiar las reglas del juego (como vuelve a hacer Facebook en esta ocasión), lo mismo que si nuestra estrategia de posicionamiento en buscadores se ve comprometida por los cambios en sus algoritmos. Debemos realizar siempre un seguimiento de nuestras fuentes de tráfico y tratar de no depender en exceso de una u otra, al menos en los casos que dependen de servicios de terceros como es el caso de redes sociales.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.