La importancia de un buen final…

Escribir en un blog no es una tarea sencilla. Es necesario hacer un buen planteamiento del contenido, redactarlo, revisarlo y finalmente publicarlo para esperar que guste el lector. Algunos visitantes llegarán, verán el principio y se largarán a otra parte. Otros avanzarán en la lectura del mismo y quizás tras un escaneo general del mismo, extraigan conclusiones sin realizar una lectura completa. Y solo unos pocos leerán completamente el artículo, llegando hasta el final.

Estos últimos son los que nos pueden importar. Y es que si un visitante se ha tomado la molestia de leer un artículo por completo y llegar al final, es que lo que ha visto le ha interesado y le ha enganchado. Y aquí, es importante que entremos para intentar que ese enganche sea lo más duradero posible. ¿De que nos sirve si un pez pica el anzuelo si finalmente se nos escapa? Es por tanto tan importante cuidar la entrada, para tratar de hacer ese primer enganche, como cuidar el final del artículo, y así evitar que se nos escape.

¿Y que podemos hacer en este punto final? ¿Que es lo que espera el lector? Las citas son un «típico» , un recurso que ayuda a ganarse a los lectores. Las preguntas al final de los posts son algo típico. Se trata de generar en ese momento el punto de inicio para una conversación con nuestros lectores a través de los comentarios. Así pues si se logra poner la pregunta adecuada en un post, se puede lograr un importante volumen de comentarios. Quizás una de las cosas más importantes podría ser una adecuada llamada a la acción. Si queremos conseguir algo, necesitamos pedirlo, porque sino nadie sabrá que podemos hacer, así pues aquí una posible e importante llamada a la acción puede ser una suscripción a un newsletter que nos permitirá capturar un poco más firmemente a nuestros visitantes. Las redes sociales son una realidad y casi una necesidad en la actualidad. Así pues la inclusión de herramientas para interactuar con estas redes sociales tienen también un punto de cabida al final del post, ya que no debemos olvidar que así facilitaríamos mucho la interacción a nuestros visitantes.

Pero todo esto ¿que nos reportará? Pues bien, sin duda, lo más importante es que conseguiremos convertir a un simple visitante en un lector. Si el sabor de boca final es bueno, es más que probable que el visitante acabe volviendo a por más, si es malo, podéis estar seguros que no querrá más. Si el punto final es bueno, lograremos seguramente incrementar el número de comentarios, esto contribuye importantemente a generar comunidad en torno al blog. Y seguramente todo esto tendrá un último reflejo, una mayor número de visitas, tanto para aquellos que acuden a los comentarios como los que vuelven a por más.

Así pues, con todo esto en mente, no lo dudéis, cuidar un poco más vuestros finales de artículos y tratar de hacer que dejen el mejor sabor de boca posible a vuestros lectores.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.