Factores para potenciar la conversión en tu sitio web

Visitas, visitas y más visitas… algunos están obsesionados con ver como el número de visitas de su sitio web crecen sin parar ¿pero para que queremos todas esas visitas? Evidentemente cuando tenemos un sitio web, tenemos un objetivo, vender, ofrecer una información, lograr una suscripción… lo que sea. Y si tenemos muchas visitas pero no logramos que esos visitantes alcancen el objetivo que pretendíamos ¿de que nos sirven? De nada, así pues la moraleja es clara: las visitas son importantes pero más lo es la conversión.

¿Conversión? Que es esa palabreja

¿Convertir, transformar…? en lo que a nosotros respecta la conversión, es algo tan sencillo como que un visitante cumpla un objetivo que nos hayamos planteado. Y cuando hablamos de objetivo podemos estar refiriéndonos a cosas tan variadas como: apuntarse a un newsletter, bajarse una guía, acceder a una determinada página de nuestro sitio web, o lo que a muchos más importa: realizar una compra.

Así pues la conversión es nuestra gran aliada y es nuestro objetivo, tratar de alcanzar la máxima conversión de nuestras visitas. Seamos claros, más vale un sitio web con unas pocas visitas, pero con una alta tasa de conversión que un sitio web con muchas visitas y una baja tasa de conversión. Por supuesto, lo ideal sería tener muchas visitas y además una alta tasa de conversión, y ese debe ser nuestro objetivo principal, pero las cosas no son tan fáciles como parecen.

Potenciar la conversión

Así pues, cuando ya tenemos claro que lo que nos interesa por encima de todo es potenciar la conversión de nuestras visitas (si si, es cierto, no podemos olvidarnos de atraer tráfico, porque un 100% de conversión de 0 visitas no sirve para nada, lo sabemos), debemos pensar que cosas pueden favorecer esa conversión, que aspectos de nuestra web tenemos que pulir para que un visitante haga aquello que pretendíamos y no acabe por marcharse sin realizar esa compra o apuntarse a nuestra newsletter.

Así pues, vamos a exponer algunos puntos clave que deberéis cuidar en vuestro sitio web:

  1. Necesitas transmitir confianza. Internet todavía despierta recelo a la hora de realizar operaciones como compras entre muchos usuarios, así pues deberemos tratar de ofrecer la máxima confianza para lograr que estos acepten finalmente realizar esa compra que tanto ansiamos. Es fácil trasladar esto a la vida real, si alguien ve un negocio cualquiera y no le ofrece confianza, será muy receloso a dejar su tarjeta de crédito o su dinero. En internet también nos sucederá eso, con lo cual tenemos que ofrecer todas las «garantias» a nuestro visitante. Debemos tratar de ofrecer pagos mediante pasarelas seguras (https), mostrar logos por ejemplo de Paypal o de sitios de confianza también ayudará, tener claras vias de contacto como un teléfono también puede mejorar la confianza de nuestros visitantes.
  2. Pon las cosas fáciles. Aunque es algo evidente, no siempre se cumple y muchas veces los usuarios simplemente son incapaces de completar nuestros objetivos porque no saben como. Un botón escondido, un texto que no se entiende, … errores como esos pueden llevar a un abandono de la web. En este sentido debemos tener en cuenta que hoy en día el acceso a internet se realiza desde muchos tipos de dispositivos diferentes no solo desde un ordenador co unas características muy concretas, sino que tenemos que ser capaces de adaptar nuestro sitio web a muchos tipos de dispositivos, navegadores, resoluciones… en definitiva, necesitamos hacer que sea una página web adaptable.
  3. Tu visitante no quiere perder el tiempo. Hay una extendida manía por pedir tantos datos casi como si estuviesemos solicitando una hipoteca o presentando un escrito a la administración. En internet las cosas son mucho más dinámicas y por tanto, aunque estemos tentados a solicitar mucha información para completar nuestra base de datos con ellos, debemos ser muy concretos y solicitar solo los estrictamente necesarios. ¿Queremos ofrecer un newsletter? El email basta. ¿Ofrecemos un curso online? Un nombre y un medio de contacto como el email para informar de la forma de acceso deberían bastar.
  4. Di la verdad en todo momento. ¿Cuantas veces os ha sucedido que veíais un producto a un precio X y cuando vas a realizar la compra te encuentras con que vale X+Y? Aún hoy hay muchos sitios que son muy opacos en sus políticas para mostrar precios, ocultan gastos como los de envío o el IVA, y esa sorpresa negativa hace que en muchos casos los posibles compradores acaben por salir del proceso de compra desencantados. También debes tener cuidado con temas como plazos de entrega y disponibilidades, no hay nada peor que ofrecer la posibilidad de comprar un producto y cuando se ha iniciado el proceso de compra salga un aviso de «Lo sentimos este producto no está disponible temporalmente».

Si cuidas estos aspectos estarás trabajando en la buena linea de cara a mejorar la conversión de tu sitio web.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.