windows-10-logo-wide
Actualizaciones que van y vienen en Windows 10

El tema de las actualizaciones con Windows 10 es sin duda uno de los grandes caballos de batalla a los que se enfrenta Microsoft con esta versión. Ahora parece que actuarán para retirar actualizaciones «problemáticas» y también llega una actualización que corregirá los problemas de rendimiento que adolece Windows 10 desde la famosa vulnerabilidad Spectre.


Sin duda el hecho de convertir en «cuasi» obligatorias las actualizaciones en Windows 10 ha sido uno de los aspectos más criticados de esta edición de Windows. Porque hasta ahora nunca había sido tan drástica en este terreno.

El argumento de Microsoft ha sido claro, la seguridad ante todo. Así pues los usuarios nos despedimos de la posibilidad como en versiones anteriores de decirle al ordenador que no se actualizase si no queríamos. No, ahora microsoft nos impone tener constantemente actualizado el ordenador.

Algo que en principio no debería preocuparnos, siempre y cuando todo funcionase correctamente, pero a veces esas actualizaciones traen consigo algunos problemas y es entonces cuando la imagen de Windows 10 se ve empañada. Reinicios, sistemas que ni inician o pérdida de rendimiento han sido algunas de las consecuencias de algunos de esos parches.

Windows desinstalará las actualizaciones problemáticas

Pero Microsoft también ha tomado nota y trata de seguir mejorando. Así que parece que a partir de ahora el sistema tomará nota de esas actualizaciones problemáticas y en caso que detecte un fallo que impida el inicio del ordenador procederá a su desinstalación de forma automática. Así de sencillo y efectivo.

Porque seamos sinceros, ¿a quién le gusta que su ordenador se quede bloqueado tras una actualización para supuestamente mejorar? Quizás sería mejor un proceso más exhaustivo de verificación de las actualizaciones liberadas, pero, menos da una piedra.

KB4489899, reparando errores y mitigando el efecto «Spectre»

Tras el lanzamiento de los parches para solucionar el problema de Spectre, Windows 10 vió como su rendimiento se veía mermado de forma significativa. La disyuntiva era, quedar expuesto a una vulnerabilidad grave como esta o mermar el rendimiento, y en Redmon no lo dudaron. Ya decíamos, que su argumento de anteponer la seguridad está en primera línea. Así pues, desde entonces todos los equipos han visto reducido un «pedacito» su rendimiento, algo que además se ha visto agravado con algunas de las últimas actualizaciones. Pues bien, parece que ahora llega esta actualización KB4489899, que viene a corregir los problemas generados por estas últimas actualizaciones y además implementar la mitigación Retpoline. Esta última permite recuperar parte de ese rendimiento perdido a consecuencia de los parches para Spectre.

Así que ya lo sabéis, Windows 10 y sus actualizaciones… un constante ir y venir 😀

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.