seguridad wifi
Manteniendo a salvo nuestro smartphone

Seguro que llevas uno contigo casi todo el día. En la actualidad es raro no contar con uno de estos dispositivos que nos ofrece un abanico de opciones casi abrumador (aunque muchos se limiten a un uso reducido de apps habituales) que por otro lado se ha convertido en un claro objetivo para los cibercriminales.

Las dos principales paltaformas en este tipo de dispositivos, Android e iOs, sufren el escrutinio constante de estos desarrolladores de malware en busca de «debilidades» de las cuales aprovecharse.  Así pues, no es raro que cada cierto tiempo surja alguna noticia en la que se comenta alguna debilidad de estos sistemas operativos móviles, y que suele estar seguida unos días o semanas después por la correspondiente actualización para solventar ese agujero de seguridad. Así pues, estamos en una constante carrera por destapar y tapar «agujeros» de seguridad en la que nosotros los usuarios nos vemos envueltos de forma muchas veces inconsciente.

Y es que no debemos descuidarnos con estos dispositivos que cada día cuentan con un mayor peso en cuanto a uso e información que manejamos a través de ellos. Por tanto, debemos ser conocedores de este continuo tira y afloja para no vernos expuestos más de lo que «quisiéramos». Tenemos que ser los primeros en implementar una serie de medidas de seguridad «mínimas» que garanticen que nuestra información albergada en estos smartphones no se ve puesta en riesgo… ¿que podemos hacer? Pues bien, a continuación os detallamos algunas medidas a tener muy en cuenta:

Formas de asegurar nuestro dispositivo móvil

  1. La primera medida y que, aunque debiera resultar la más evidente a veces no se aplica, sería utilizar las opciones de bloqueo de nuestro smartphone. Bien sea con un código, un patrón o las más recientes funciones de huella dactilar, es necesario que vuestro smartphone cuente con una medida básica como esta para evitar que en caso de robo se tenga un acceso «inmediato» al contenido del dispositivo. Apenas unos pocos segundos bastan para poner una primera barrera. Y es que las amenazas no son solo digitales!
  2. Y si seguimos pensando en un posible robo no podemos olvidar activar opciones de borrado remoto. Sin duda en caso de que nos sustraigan el dispositivo, tener a nuestro alcance la posibilidad de borrar la información confidencial es una tranquilidad. Normalmente esta opción suele ir relacionada con la posibilidad de utilizar la opción de detectar la localización de nuestro dispositivo, lo cual debería contribuir a recuperarlo.
  3. Y hablando de datos y de que nuestro dispositivo desaparezca físicamente, es fundamental realizar copias de seguridad de los datos almacenados. Tanto mediante un servicio en la nube como con la sincronización local con un ordenador, es importante hacer una copia de seguridad para salvar documentos, fotos y cualquier otro dato que almacenemos en nuestro smartphone.
  4. Para aumentar la seguridad de los datos almacenados, se puede considerar la opción de encriptar los datos. Esta medida es algo fundamental cuando se trata de información laboral o bancaria ya que garantiza que aún si nos roban el dispositivo o acceden al mismo, esta información estará a salvo gracias a la encriptación.
  5. Por supuesto, nunca nos cansaremos de repetirlo, es fundamental mantener el sistema operativo nuestro dispositivo siempre actualizado. El sistema operativo presenta agujeros de seguridad que se van corrigiendo paulatinamente, si no lo hacemos, estaremos expuestos a ellos y por tanto estaremos utilizando un sistema inseguro per-se.
  6. Hay quienes quieren «desbloquear» su dispositivo para añadir más funcionalidad (mediante jailbreak en iOs o roteando en Android), pero ese desbloqueo también puede facilitar que la seguridad del dispositivo se vea comprometido. Por otra parte, los dispositivos que se desbloquean tienden a actualizarse siempre más tarde, por eso de garantizar que las actualizaciones no den al traste con el desbloqueo, lo cual hace que permanezcan más tiempo expuestos a posibles agujeros de seguridad. Así pues, evita el jailbreak o roteo de tu dispositivo, al menos si quieres garantizar al máximo su seguridad.
  7. Y en nuestros smartphones no solo funciona el sistema operativo, sino que este ve ampliada su funcionalidad gracias a las Apps. Pues bien, ten mucho cuidado con las apps de terceros puesto que estas pueden tener una finalidad maliciosa. Antes de instalar una app de terceros asegurate de leer bien los comentarios de la gente y comprueba que todos los permisos que solicite tengan sentido, sino no la instales. En este sentido los usuarios de iOs pueden estar más tranquilos puesto que Apple no permite instalación de apps de terceros a menos que hagamos el jailbreak (que ya hemos recomendado no hacer). Por su parte, los usuarios de Android que se limiten a instalar Apps desde Google Play no deberían tener mayores inconvenientes.
  8. Cuidado con las redes wifi públicas. A buen seguro querrás ahorrarte unos cuantos megas de tu tarifa de datos, pero no olvides que cuando haces uso de una de estas redes, estás haciéndolo sobre una red insegura por lo que transmitir datos importantes a través de la misma es cuanto menos arriesgado. No pasa nada por consultar una página web de un periódico, pero no es lo mismo si estamos accediendo a nuestras cuentas del banco. Estas redes pueden ser fácilmente filtrada por ciberdelincuentes que podrían rastrear el tráfico que las recorre y obtener así datos privados nuestros sin que nos percatemos de ello. En estos casos conviene emplear algún servicio VPN para garantizar un intercambio de datos seguros con la red wifi pública.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.