Cuidado no te vendan gato por liebre, como saber si compras un dominio penalizado

Cada vez es un poco más complicado encontrar nombres de dominio que no estén utilizados, lo cual a veces acaba llevándonos a plantearnos la compra de un dominio que ya no esté en uso y que pueda estar a la venta. Esto nos puede permitir adquirir un dominio, que en un principio no estaba disponible para un nuevo registro pero que nos interesaba. Ahora bien, debemos tener cuidado no sea que dicha compra nos de un susto.

¿De que estamos hablando? Pues de que compremos un dominio que estuviese penalizado por los buscadores. Y es que quizás, su anterior dueño pueda haber hecho un uso poco «gentil» de su dominio y las malas prácticas hayan hecho que los buscadores penalicen dicho dominio. Así pues, podríamos encontrarnos con que un aparentemente flamante nombre de dominio que acabamos de adquirir no es sino el principio del fin.

¿Como podemos evitar esto? Bien, hay una serie de trucos básicos y al alcance de cualquiera que pueden ayudarnos a evitar un susto de este tipo. Así pues vamos a exponer algunas de esas cosas que podemos hacer y que nos ayudarán a saber si el dominio podría estar penalizado:

  • Lo primero que deberíamos hacer en caso que estemos comprando el dominio directamente al dueño sería solicitar el acceso a las estadísticas de Google Analytics. Especialmente las de los últimos momentos. El hecho de que estas muestren una caída brusca repentina podrían hacer despertar las primeras alertas.
  • En la web archive.org podemos ver el aspecto de una página web en el pasado. Así pues podríamos ver cual era este aspecto tiempo atrás y tener algo más claro si esa página podría tener visos de ser penalizada por Google.
  • Realizar una búsqueda dentro de Google de la forma: site: nombrededominio De esa forma, se nos deberían devolver todos los resultados indexados por el buscador. En caso de no aparecer ningún resultado estaríamos ante un claro síntoma de que este fue penalizado.
  • También podemos realizar una búsqueda del nombre del dominio (sin la extensión ni el www) de forma que obtendremos opiniones y comentarios de dicha web de otros usuarios. Eso nos podría permitir saber si algún usuario recibía spam o se quejaba de alguna forma de los contenidos que incluía el dominio.

¿Y si ya hemos caído en la trampa? Pues si por despiste o desconocimiento hemos acabado adquiriendo un dominio penalizado, siempre nos queda el recurso de solicitar a los buscadores una petición de consideración para que saquen el dominio de la lista de penalizaciones. Aunque por supuesto, este caso es el menos apropiado y el menos recomendable.

Por tanto, ahora ya tenéis la receta para que no os den gato por liebre, al menos en lo que a la compra de un nombre de dominio se refiere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.