configuracion-red
La neutralidad de la red en la cuerda floja

El día 14 se someterá a votación en EE.UU una cuestión que podría afectar al futuro de Internet y que podría cambiar la forma en que funciona tal y como la conocíamos hasta la fecha.Lo primero de todo ¿que es eso de la neutralidad de la red? Bien, para los menos duchos en la materia, decir que es algo tan sencillo como que todos los servicios que hay en internet tienen la misma velocidad de acceso por parte de los usuarios. Esta neutralidad de la red en EE.UU se encuentra actualmente en jaque, puesto que las nuevas autoridades pretenden echar abajo las leyes de Obama que defendían este principio de igualdad en Internet.

¿Que puede suponer que no haya neutralidad en la red? Pues bien, eso implicaría que las operadoras (las grandes beneficiadas en caso que esta neutralidad caiga) podrían limitar la velocidad de ciertos servicios a menos que se pague una cuota adicional para garantizar un acceso “rápido”. Por ejemplo, un servicio de Streaming de video como Netflix podría ver reducida la velocidad a menos que haya ese pago adicional. Esto pondría a las operadoras en una situación ventajosa ahora que precisamente se encuentran potenciando sus propios servicios de video en streaming.

La cuestión es ¿a quién cargarían el extra en la factura? ¿A los usuarios? o ¿a los proveedores del servicio? En el pasado ya se han producido algunos acuerdos entre operadoras y proveedores de servicios de streaming para garantizar buenos accesos por parte de los usuarios. Esto nos haría pensar que es más probable que las operadoras puedan pensar en obtener por ese lado los ingresos adicionales para garantizar el acceso a buena velocidad de los servicios. Pero tampoco debemos olvidar que ya por ejemplo en las tarifas de datos de móvil, los operadores hacen cierta discriminación de servicios al ofrecer algunas opciones donde el acceso a determinados servicios (Facebook, WhatsApp…) no cuenten en el consumo de datos.

Así pues, tampoco podemos descartar que de producirse cambios en esto de la neutralidad en la red los usuarios veamos como nuevamente las operadoras encuentran la forma de elevar las tarifas de acceso a internet.

Pero además de esta cuestión económica, entramos en otro aspecto muy importante. Imaginemos que nuestra empresa decide ofrecer un servicio online, pero las operadoras deciden que nuestro servicio es de segunda categoría y nos limitan en la velocidad de acceso a sus clientes. Este control en manos de las operadoras, podría implicar muchos posibles problemas para las empresas de menos tamaño. Porqué seguro que Facebook, Google y compañía podrán permitirse en caso necesario, pagar el “canon” que decidan imponerles, pero ¿que sucedería con proyectos en sus primeros pasos si las operadoras deciden aplicarles la reducción de velocidad? Podrían verse abocados al fracaso por una cuestión completamente ajena al proyecto….

Sin duda, la votación que tendrá lugar el próximo día 14 podría tener una gran influencia en el futuro de Internet.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *