Google y sus datos sobre movilidad durante el COVID ¿que nos dicen?

Son tiempos extraños estos que vivimos con el coronavirus afectando a casi cualquier rincón de este mundo que conocemos. Google hace algunos días quiso dar unos datos sobre como este virus había afectado a la mobilidad… y ¿que podemos extraer de eso? Al menos en el plano tecnológico.

Está claro que el informe sobre los cambios de movilidad presentado por Google deja un claro reflejo de como este coronavirus ha afectado al desplazamiento de la gente. Todos estamos más tiempo en casa y la gran mayoría de establecimientos están cerrados… y por supuesto eso es algo que queda también de manifiesto en el informe de la compañía.

Pero, aparte de algo que ya podíamos suponer claramente todos, ¿que más podemos extraer de todo esto? Pues hay algo que reluce bastante que es el hecho de hasta que punto nuestros movimientos están monitorizados.

Saben si acudimos al trabajo, si estamos en casa, si vamos o no al parque, si vamos a la compra… pero os habéis preguntado quizás ¿como sabe Google cual es vuestro lugar de trabajo o vuestra casa cuando vosotros no habéis dado esa información?

Pues ahí está lo que más debería llamarnos la atención. Google sabe con bastante certeza cual es nuestra vivienda o nuestro lugar de trabajo, aun cuando no se lo hemos dicho. Eso, o sus datos no serían tan fiables (que ser casi seguro que lo son).

¿Como logra saber Google cual es nuestra residencia para luego ofrecer estas estadísticas donde dicen que ha crecido la mobilidad un 22%? Todos deberíamos fijarnos en este pequeño detalle, que está un punto más allá de esas estadísticas que nos ofrecen. Y en las noticias nos dicen que Apple y Google ya tienen previsto sistemas para ofrecer a los gobiernos herramientas para el seguimiento (por supuesto respetando la privacidad) de los habitantes si fuese necesario implantar sistemas por el tema del coronavirus. Pero la realidad es que es algo que ya, digamoslo así, «casi» están haciendo ya… simplemente parece que ahora nos lo quieren vender como algo más «necesario».

Y si, al lado de este que escribe, ahora hay un smartphone, que seguro que ya ha informado a Google que estoy en mi lugar de residencia mientras escribo estas líneas… y todo pese a que yo no le he dado (o al menos no lo he querido dar) ese dato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.