logo-google-chrome
Sobre lo que podemos aprender de privacidad con los sucesos en torno a la última actualizacion de Chrome

Llegó la versión 69 de Google Chrome, y uno de los cambios que han integrado parece no gustar mucho a la comunidad de usuarios. ¿El motivo? Las implicaciones para la privacidad, ese tema tan candente en estos tiempos que corren.

Hace unos años pocos de los que usaban internet se preocupaban (y seguramente incluso desconocían el término aplicado a este mundo) de la privacidad. Hoy en día cada dos por tres surge algún escándalo a cuenta de la privacidad. Así pues hemos pasado del total desconocimiento sobre esta y sus implicaciones a tener una gran sensibilidad al respecto de la misma.

El caso de Google Chrome 69

Hace no mucho que Google Chrome se actualizaba para alcanzar su versión número 69 y saltó uno de esos escándalos. Muchos usuarios comenzaron a fijarse en que el Icono de inicio de sesión en Chrome (que no en una cuenta de Google) se mantenía activado sin razón aparente. Según Google es solo un recordatorio para informar que en algún momento iniciaron sesión en una cuenta de Google y de esa forma “informar” al usuario.

Pero el mal estaba hecho, porque la configuración por defecto (la que está en la mayoría de casos) implica que cuando uno inicia sesión dentro de Chrome los datos de uso se podrían estar compartiendo con los servidores del todopoderoso buscador. Y la bola se va haciendo más grande, las críticas empiezan a lloverle a Google por este tema.

Aún más, cuando uno decide recurrir a la herramienta del propio navegador (¿habéis oido hablar sobre el escándalo de privacidad en las últimas versiones de CCleaner?) para borrar los datos almacenados resulta que indica que mientras tengamos iniciada dicha sesión, las cookies de Google no se pueden eliminar. Esta bola parece no parar….

Pero, ¿para que todo esto?

Pues cuando algo tiene que ver con Google ,la monitorización de datos es algo que es bastante habitual. Google necesita muchos datos para seguir oreciendo mejores servicios, y lo hace a costa de todos los servicios que usamos. ¿No os habéis percatado de una de las últimas funciones incorporadas en Gmail como son esas “mini respuestas automáticas”? Estas solo son posibles tras un escaneo total de los mensajes que recibimos.

Así pues, todo este cambio en Chrome estaría enfocado a aumentar la cantidad de información que rastrean del uso que hacemos del navegador. Eso si, ahora Google informa que rectificará en su próxima versión y que dara un paso atrás en este aspecto.

¿Aprenderemos algo de todo esto?

Muchos son los usuarios que aún son ignorantes en cuestiones de privacidad y de como toda la información que hoy en día se vierte a través de nuestros smartphones, portátiles y cualquier dispositivo conectado a internet, es empleada de una u otra forma. Lo que si está claro es que las empresas son conscientes que no pueden actuar con impunidad y que las reacciones a la contra de los usuarios por estos aspectos deben ser abordadas con rapidez.

Ahora bien, también hay una realidad en que cada vez más se quiere “trabajar” con nuestra información. La gratuitidad que impera en la red, tiene siempre su lado oscuro a base de los asuntos de la privacidad de los datos (y lo peor es que a veces ni siquiera una opción de pago nos libra de esos riesgos). Hacemos uso de servicios, muchas veces sin considerar las implicaciones de los datos que almacenamos. Nos imponen configuraciones por defecto donde ese “mercadeo” de datos es la primera opción y si cuela, cuela…

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.