Cuatro detalles que no deberías descuidar en tu web

Al igual que en la vida real, un negocio no puede descuidar su imagen, la web de un negocio tampoco debe presentarse de forma descuidada. Porque una mala imagen puede hacer que un potencial cliente simplemente ni siquiera se plantee el hecho de adquirir nuestro producto o servicio, por muchos beneficios o ventajas que este pueda ofrecerle y todo eso sin antes «probar» o «consultar». Y todo por descuidar la imagen.

De esta forma, nadie gustaría de encontrarse con un producto con aspecto deteriorado, con polvo sobre estanterías o con un aspecto desaliñado de los dependientes. Pues bien, en la «vida online» para un poco de lo mismo. Y en el caso de la web ¿que cosas son las que deberíamos evitar para no mostrar ese aspecto desaliñado y descuidado?.

Una de las cosas más importantes a día de hoy en la web es el contenido, y no solo porque Google lo dice, sino que debemos revisar convenientemente los contenidos que ofrecemos y evitar tener datos desactualizados. No hay nada peor que eso, ya que muestran dejadez y abandono. Acaso, ¿si vemos una tienda con aspecto antiguo no pensamos que todo lo que hay dentro será también antiguo? Así pues debemos cuidar de mantener la información importante actualizada como podría ser los datos de contacto, intentar actualizar nuestras descripciones de productos/servicios y evitar referencias antiguas siempre que sea posible (y estos solo deberían aparecer a modo historial si es necesario).

Pero para que queremos contenido si la página no funciona como debe. Así pues tener una sección de la web que no funciona es como tener en la tienda una máquina para arreglar un determinado producto y que este no funcione, un auténtico desastre. Deberemos por tanto asegurarnos que todas las secciones de página funcionan correctamente.

Dice el refrán, que más vale una imagen que mil palabras. Pero si esa imagen es mala, mejor sería no ponerla ya que estaríamos ofreciendo de nuevo señales de dejadez y ofrecerá una mala sensación, por tanto evitemos incluir imágenes de mala calidad. Aunque tener imágenes hoy en día es un aspecto importante si estas no contribuyen sino que podrían perjudicar, es mejor tener un texto solo que acompañado de malas imágenes.

Por último, debemos cuidar el diseño y la estructura de la página. Y es que si todo esa mal organizado, posiblemente el visitante se perderá en el caos de nuestra página y acabará por abandonarla sin haber logrado encontrar lo que buscaba. También debemos intentar que el diseño se adapte lo máximo posible a los tiempos que corren, porque no nos olvidemos que estamos en internet y aquí es todo muy dinámico y se busca siempre estar al día. Por tanto hay que evitar tener una estructura desorganizada y un diseño anacrónico.

Cuatro cosas evidentes pero que a veces podrían olvidársenos y dar al traste con cualquier proyecto online.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.