error-informatico
Tras el efecto 2000, ahora nos toca el efecto 2038

¿Os acordáis del efecto 2000? Aquella psicosis que se generó porque se suponía que muchos de los sistemas informáticos podrían fallar al llegar a esa fecha, se quedó en eso, porqué al final apenas se produjeron incidentes. Pues bien, en el año 2038 volvemos a tener un “fin del mundo” informático.

¿Es la primera vez que oyes hablar de este efecto 2038? Bien, pues decirte que ya hace algún tiempo que se viene hablando de el en los círculos informáticos. ¿Te acuerdas del Gangman Style? Allá por diciembre de 2014 en pleno apogeo de este vídeo, Youtube se encontró con que el contador de reproducciones se había detenido en una cifra: 2.147.483.647. Cifra que hasta entonces no se había alcanzado y que demostró que existía un problema que podría alcanzar otros entornos.

Concretamente este problema afecta a los sistemas de 32 bits, que en caso de no haber sido parcheados, al llegar a las 5 y catorce minutos con siete segundos de la madrugada (03:14:07 UTC) del 19 de enero de 2038, pensarán que vuelven a encontrarse en el año 1901, lo cual sin lugar a dudas generaría una gran cantidad de problemas en todos los programas y sistemas.

La razón de que esto suceda es que los dispositivos de 32 bits emplean el sistema POSIX para registrar el paso del tiempo. Este sistema lo que hace básicamente es contar la cantidad de segundos que han pasado desde las 00:00:00 UTC del 1 de enero de 1970. Y si desde esa fecha, contamos 2.147.483.647 segundos (que sería el máximo posible para los sistemas de 32 bits) nos encontramos con que la fecha que antes mencionábamos del 19 de enero de 2038.

¿Que efectos tendrá?

Lo cierto es que no se sabe cual va a ser el comportamiento de los sistemas al no poder contar el tiempo. ¿Un simple reseteo de fechas? ¿Bloqueos? ¿Apagados para siempre? Tranquilos porque aunque podría parecer un problema realmente importante, lo más posible es que llegada la fecha su efecto sea mínimo igual que sucediese con el famoso efecto 2000.

Hay que darse cuenta que desde hace tiempo la industria está abandonando progresivamente los procesadores de 32 bits en favor de los de 64 bits cuya capacidad retrasaría un posible problema similar hasta dentro de un buen puñado de años.

En cuanto a los sistemas operativos, Apple ya tiene OSX exclusivamente en versión de 64 bits desde OSX 10.7 que data ya de 2011, Windows de Microsoft ofrece versiones de 64 bits desde 2005 aunque sea en los últimos años cuando más se haya popularizado el uso de estas y Android viene contando con dispositivos de 64 bits desde el 2014.

Por tanto, ya a día de hoy, los 32 bits están empezando a quedar arrinconados y aún quedan 21 años por delante en los cuales la evolución de la tecnología no solo debería hacer que esos 32 bits queden en el cajón de los recuerdos, sino que muy posiblemente también los 64 bits puedan estar quedando obsoletos.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *